calle rioja

Hubo eclipse de fotógrafos

  • Homenaje. Eduardo Abad, que fue responsable gráfico de la agencia Efe en Sevilla, se vio sorprendido por sus compañeros con una antológica de su obra en la Cámara de Comercio

Los fotógrafos con sus cámaras rodean a Eduardo Abad en la Cámara de Comercio. Los fotógrafos con sus cámaras rodean a Eduardo Abad en la Cámara de Comercio.

Los fotógrafos con sus cámaras rodean a Eduardo Abad en la Cámara de Comercio. / EFE

Ayer hubo eclipse de fotógrafos en Sevilla. Como los jornaleros de Marinaleda en la marcha de 1985, acudieron en comandita a la Plaza de la Contratación. El coronel no tiene quien le escriba y a las ocho de la tarde Susana Díaz o la nueva ministra no tenían quien les hiciera una foto. Todos los reporteros gráficos habían preparado la más hermosa emboscada a un compañero admirado y admirable. Sin que Eduardo Abad (Madrid, 1952) lo supiera, ayer se encontró con que sus colegas y sin embargo amigos le habían preparado una antológica en la Cámara de Comercio. Pérez Cabo, que todavía conserva el paso Betis en su caminar, le contó una milonga para acercarlo al lugar del tributo. Lo esperaban por San Gregorio, la calle del Consejo de Cofradías, pero llegó por Miguel Mañara. Vio su cara de hombre bueno en el cartel y se la volvió a encontrar en el álbum que pacientemente le preparó Paco Cazalla. "¡Qué bochorno!", decía el interfecto mientras los demás le hacían el 2 de mayo.

Al fondo, el bombardero y el abanico con los que ganó el Andalucía de Periodismo

Nació en Madrid en 1952, el año de los Juegos Olímpicos de Helsinki, y llegó a Sevilla en 1984, cuando se disputaron los de Los Ángeles. Fechas premonitorias del fotógrafo que cubriría con su cámara los Juegos de Barcelona 92, Atlanta 96 y Atenas 2000. Tres continentes y mucho contenido. "Esto sólo lo hacen los fotógrafos", decía Juan María Rodríguez, que es agente doble con la pluma y la cámara.

Tomás Díaz Japón, Julio Muñoz y Manuel Gómez se turnaban en la escalera para coger la foto de grupo. Llegó con Carmen, su esposa, la madre de Alejandro y Alberto, que se hizo del Liverpool para sorpresa de su padre madridista. Allí están las dos fotos con las que ganó el Andalucía de Periodismo, Pepote con abanico y un bombardero saliendo de la base de Morón al Golfo Pérsico. Dos abanicos encuadrados en la bata de cola de Matilde Coral, que en otra foto asiste con Gala y Saramago a la inauguración de la Feria del Libro de Guadalajara.

Luis Serrano glosó los méritos de Eduardo Abad y una de sus frases: "Yo no hago fotitos, hago fotos". Rafa Nadal estaba en Roland Garros y a dos pasos del Alcázar; le hacían fotos al fotógrafo, cazador cazado, junto al Blow Up de Julio Salinas junto a un hirsuto lituano, que diría Peris.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios