Sevilla

Más de 48 horas sin sepultura

  • Una familia exige que se coloque la lápida a su osario tras pagar las tasas

Más de 48 horas sin lápida en el nicho. Si para toda familia la pérdida de uno de sus miembros supone un trago amargo, más lo es cuando hay trabas burocráticas. La sepultura, uno de los últimos trámites a realizar tras la muerte de una persona, se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para Rafael Gavilán, vecino de Dos Hermanas que denuncia una demora fuera de lo normal en el proceso para enterrar a su padre en el cementerio municipal de San Fernando.

 

La familia afectada señala que, tras solicitar el pasado miércoles la inhumación de las cenizas y pagar una tasa de 115 euros para depositarlas en un osario de su propiedad, siguen a la espera de que los trabajadores del camposanto sevillano terminen los trabajos ya iniciados para la sepultura. "Los empleados municipales retiraron la tapa el miércoles a las diez de la mañana", narra Gavilán, que asegura que una vez pasadas más de 48 horas, la lápida sigue sin estar colocada. "Está en el suelo, con el riesgo de robo o destrozos que hay al estar próxima a uno de los accesos al cementerio", apunta. Según el afectado, "ni siquiera el responsable tenía la orden de colocación".

 

Gavilán ha presentado hasta dos hojas de reclamaciones solicitando la colocación de la lápida a la mayor brevedad posible, así como que se depuren responsabilidades por lo sucedido. El primero de los escritos lo realizó a las 24 horas; el segundo ayer tras volver a visitar los restos del fallecido. Dos peticiones que no han recibido contestación ni han tenido reacción por parte de los responsables. Gavilán atribuye las causas a falta de personal y señala que no es una situación anómala, lamentando el funcionamiento del cementerio.

 

Para el secretario de CCOO en el Ayuntamiento, Manuel Loza, se trata de un caso "inusual". "Son trabajos específicos que se hacen rápido, no suele haber problemas", explica. El representante de los empleados públicos pone en duda que se deba a  la falta de trabajadores a pesar de que reconoce las carencias existentes. "Hay necesidades de personal en todos los servicios públicos", indica Loza, que asegura que es poco probable que la situación de Gavilán se deba a un problema laboral y no descarta algún imprevisto por parte de la dirección del Servicio del Cementerio. Mientras tanto, esta familia denuncia el trato recibido y espera que ningún ciudadano tenga que pasar por una situación "nada agradable que roza la negligencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios