Sevilla

Un huerto en el casco histórico

  • Adultos y niños cultivan verduras en una zona de 5.000 metros cuadrados destinada a la construcción de 40 viviendas y que ahora se ha convertido en un gran espacio verde

Comentarios 10

Los componentes de la asamblea La Noria de Sevilla han consolidado un huerto en una parcela de 5.000 metros cuadrados situada en pleno casco histórico, donde el PGOU preveía construir 40 viviendas. El Huerto del Rey Moro, situado en la calle Enladrillada, acoge huertos para adultos y para los escolares del entorno y es el único espacio verde de la zona junto a los jardines municipales del Valle.

Conocido por los vecinos como el Corral del Membrillo, el espacio verde se ha consolidado para uso público tras su "ocupación vecinal" realizada el 15 de febrero de 2004, como recuerda a Efe Joaquín Moral, uno de los miembros de la asamblea, que se reúne el último domingo de cada mes abierta a cualquier ciudadano.

Con una producción que permite no comprar verduras cuatro meses al año, dos en verano y dos en invierno, Moral subraya que, a pesar de esa producción, el objetivo final de los huertos es que los vecinos puedan tener un lugar común en el que compartir experiencias.

Por ello, además de cuidar los huertos, en la parcela se organizan cumpleaños infantiles por la tarde de forma cada vez más habitual, así como proyecciones de cines las noches de verano y también comidas comunitarias bajo los enormes árboles que hay en medio del solar.

Colindante con la sede Fundación Blas Infante, que ha sido declarada junto a la parcela Bien de Interés Cultural y está considerada la casa palacio más antigua de Sevilla tras los Reales Alcázares, el solar tiene las huertas entre edificios de varias plantas.

En la parcela hay, además de los bancales con los huertos, un limonero injertado con naranjo, un níspero, siete acacias, seis moreras bajo las cuales hay mesas para comer y una higuera "brutal" con un tronco de más de dos metros de diámetro.

También hay un arenero para los más pequeños, columpios, una tirolina, zonas de autoconstrucción de juegos infantiles y lugares para las semillas.

Se supone que el Huerto del Rey Moro, donde se habría alojado el último rey árabe de Niebla (Huelva) tras la conquista cristiana, estaba vinculado al convento de Santa Paula como huerta. Dos años después de la ocupación vecinal en 2004, se empezaron a desarrollar las huertas, una actividad que se consolidó cuando se hicieron los proyectos de huertos escolares con tres centros educativos de la zona.

Luego vinieron las convocatorias de huertos vecinales, a la primera de las cuales, en 2008, se presentaron una treintena de personas, y en la nueva convocatoria de 2009 fueron 150 vecinos los que pidieron una parcela, algunos de los cuales eran los que antes denunciaron las actividades iniciales de La Noria, precisa Joaquín Moral.

El incremento de personas participantes ha permitido "por fin" que el huerto esté abierto por las tardes durante la primavera y el tiempo de verano que lo haga prudente. De esta forma, el espacio funciona de lunes a viernes por las mañanas con el proyecto de huertos escolares, mientras que por las tardes lo abren vecinos que van a trabajar la tierra o que van "a echar la siesta, a ligar o a compartir inquietudes", subraya el portavoz de la asamblea.

En Sevilla existen otros huertos urbanos, aunque todos ellos situados en las afueras de la ciudad, como los de Miraflores, Parque Alcosa, Torreblanca o San Jerónimo, lo que convierte al Huerto del Rey Moro en un espacio "único". Tras afianzar esta actividad en el huerto, el portavoz de la plataforma asegura que les llaman de distintas administraciones locales y vecinales para recabar información sobre cómo gestionar y potenciar este tipo de espacios verdes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios