Sevilla

La mayoría de los nuevos guardias civiles serán destinados al Aljarafe

  • Interior aumenta la plantilla del instituto armado en Sevilla con 106 agentes recién salidos de las academias de Baeza y Valdemoro · La prioridad es atajar la ola de robos en chalés en esta comarca

Comentarios 7

La gran mayoría de los 106 nuevos guardias civiles que se incorporaron ayer a la provincia de Sevilla serán destinados al Aljarafe. Con esta medida el Ministerio del Interior pretende reforzar la vigilancia en esta comarca tras la oleada de robos que han padecido los vecinos de varias urbanizaciones, sobre todo la de Simón Verde, entre los meses de septiembre de 2007 y enero de 2008.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, presidió ayer por la tarde en el acuartelamiento de Eritaña el acto de bienvenida a los 619 nuevos guardias civiles que reforzarán los puestos y cuarteles de toda Andalucía. Sevilla es la provincia a la que vendrán más agentes, en total 106. De ellos, la gran mayoría serán enviados al Aljarafe, según señalaron ayer a este periódico fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). Ésta es la comarca con mayores carencias de guardias civiles y la que ha sufrido recientemente un incremento importante de los robos en el interior de viviendas.

Urbanizaciones como Simón Verde, ubicada entre los términos municipales de Mairena del Aljarafe y Gelves, han sufrido más de un centenar de asaltos desde el pasado otoño. Esta situación llevó a la Subdelegación del Gobierno en Sevilla a diseñar un plan para atajar esta oleada de robos que se tradujo en una intensificación de los controles preventivos de la Guardia Civil, especialmente en las calles de Simón Verde.

Esta medida derivó en la detención de varias personas como autores de robos en viviendas y la desarticulación de una banda de ciudadanos rumanos especializada en desvalijar chalés cuyos integrantes fueron sorprendidos robando en una casa de una urbanización de Bollullos de la Mitación. Estos delincuentes estaban buscados por la Policía alemana y podrían haber actuado en otros países en los que se tiene constancia de que han estado, como son Portugal e Italia.

Este aumento de la vigilancia se ha traducido en una bajada de los robos, según han constatado tanto las distintas administraciones como los propios vecinos afectados. Ocurre, sin embargo, que la mayoría de los guardias civiles que forman parte de este dispositivo no están destinados en los cuarteles del Aljarafe, sino que pertenecen a la unidad de Seguridad Ciudadana, un grupo itinerante que es enviado a un lugar u otro en función de las necesidades del servicio.

Con la incorporación del centenar de nuevos guardias se ampliará posiblemente el número de patrullas que prestan servicio en el Aljarafe, donde hasta hace poco sólo había tres parejas por turno para atender a una población superior a los 60.000 habitantes. Esta proporción no es para nada disparatada en las zonas urbanas -en la capital puede haber menos patrullas para una población mayor-, pero en el área rural los guardias cuentan con el inconveniente de que las urbanizaciones que los guardias tienen que vigilar suelen estar alejadas entre sí y generalmente poco transitadas.

Las dos patrullas de Mairena del Aljarafe y una tercera que depende de San Juan se encargaban de la vigilancia de seis municipios, por lo que ahora es posible que se incremente esa ratio con los nuevos agentes, que llegan a Sevilla tras pasar por las academias de Baeza y Valdemoro. El ministro del Interior arengó a los recién llegados en su discurso y recordó los 50 millones de kilómetros recorridos por la Guardia Civil en Andalucía en 2007. Sin embargo, optó por no atender a la prensa a la conclusión del acto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios