Toma de posesión

El nuevo general jefe de la Guardia Civil en Andalucía: "Hay que potenciar el servicio al ciudadano"

  • Alfonso Rodríguez Castillo jura el cargo de general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil

  • Uno de sus objetivos es dotar de mayor “transparencia” las actuaciones del cuerpo

Alfonso Rodríguez Castillo jura el cargo como general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil. Alfonso Rodríguez Castillo jura el cargo como general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil.

Alfonso Rodríguez Castillo jura el cargo como general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil. / José Ángel García

“No podía imaginar llegar aquí en 1978”. Aquel año Alfonso Rodríguez Castillo ingresaba en la academia de la Guardia Civil de Úbeda. Dejaba atrás su Cádiz natal para formarse en este municipio jiennense. Lo hacía en plena Transición, una época en la que el Instituto Armado se convirtió en objetivo prioritario de la banda terrorista ETA. Habían comenzado los años de plomo. Un recuerdo que este gaditano ha tenido este jueves presente en la toma de posesión como general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil.

La ceremonia se desarrolló en el cuartel de Eritaña, en una jornada marcada por la borrasca Elsa, que impidió que el acto se llevara a cabo en el exterior. Con suma puntualidad, a las 12:15, comenzaba la celebración castrense, en la que participó el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, y al que también acudieron el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos; y el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez.

Tras jurar su cargo, en el que prometió fidelidad a España, al Rey y a la Constitución, el nuevo general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil leyó un breve discurso en el que recordó su trayectoria en este cuerpo, donde ingresó hace más de cuatro décadas. Rodríguez Castillo tenía entonces 19 años. Un joven gaditano que llegaba a una tierra de olivos, Úbeda, para entrar en la academia de la Guardia Civil. No faltaron en su intervención recuerdos a sus compañeros de promoción. Y, sobre todo, a la decisión tomada en unos años difíciles para los agentes. “Estábamos en el punto de mira de la banda terrorista ETA”, comentó Rodríguez Castillo, quien por aquel entonces “no podía imaginar que acabaría ocupando este cargo”.

Durante este tiempo, el nuevo general jefe ha podido conocer “la organización territorial del cuerpo”, gracias a la labor desempeñada en Cádiz, Sevilla y Jaén. Un aprendizaje que le ha llevado a “sentir un gran orgullo por pertenecer al Instituto Armado”. “Vivo y siento como guardia civil”, refirió Rodríguez Castillo antes de señalar los objetivos que se ha fijado en su nuevo cargo.

Un momento del acto celebrado en el cuartel de Eritaña. Un momento del acto celebrado en el cuartel de Eritaña.

Un momento del acto celebrado en el cuartel de Eritaña. / José Ángel García

Entre dichos fines se encuentra “potenciar el servicio al ciudadano” y contribuir a la mejora de la coordinación con otros cuerpos de seguridad para hacer frente a “los peligros que nos acechan”. Uno de los cometidos más importantes es el de “aumentar la protección”, especialmente en los casos que se han convertido en una lacra social, como la violencia de género, el abuso a menores o la trata de seres humanos.

Rodríguez Castillo también persigue una mayor colaboración con distintas instituciones, como las diputaciones, los ayuntamientos y las universidades, así como otorgar “mayor transparencia” en las actuaciones que desarrolle la Guardia Civil.

Antes de terminar su discurso, el nuevo general jefe tuvo un recuerdo “a todos los que han entregado su vida al servicio de España”. Tras su intervención, tomó la palabra el teniente general y director adjunto operativo de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, quien incidió en que Rodríguez Castillo ha sido “seleccionado” para este cargo “por sus cualidades personales y profesionales”.

La mayor unidad

“Te haces cargo de la mayor unidad de nuestro despliegue territorial”, destacó Ceña, quien se refirió a la necesidad de la unidad y de trabajar en un misma dirección para fortalecer este cuerpo de seguridad. “En la Guardia Civil debe hacer un solo capitán. Trabajando en una misma dirección encontraremos la fortaleza ante los vientos amenazadores”, refirió el teniente general.

Para acabar su intervención, Ceña pidió “paciencia” a la familia del nuevo general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil. Una comprensión que resumió en una frase: “es un trabajo intenso y plagado de ausencias”, como el de tantos compañeros caídos en acto de servicio y a los que, como es costumbre en toda celebración del cuerpo, su recuerdo en forma de homenaje puso el punto y final a esta ceremonia con la que Alfonso Rodríguez Castillo asumió el cargo de ser el principal responsable en Andalucía de una institución que ha cumplido 175 años de historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios