Paro y afiliación en noviembre

Sevilla registra el mejor noviembre para el empleo desde 2004

  • El despegue de la educación, las campañas agrarias y el anticipo de la Navidad propician que haya 6.163 afiliados más

  • El paro cae en 2.613 personas, el segundo mejor dato de toda la serie estadística

Obreros de la construcción Obreros de la construcción

Obreros de la construcción

Comentarios 1

Soplan vientos de desaceleración, pero el paro sigue bajando y se sigue creando empleo. Y en los últimos meses incluso se detecta cierta mejoría en el mercado laboral, al menos en el caso de la provincia de Sevilla. Aquí el desempleo baja en noviembre en 2.613 personas respecto a octubre, hasta situarse el número total en 191.850; y la afiliación (altas en la Seguridad Social) se eleva en 6.163 personas, hasta 737.858. 

Los datos son bastante buenos. En el caso del paro, Sevilla es la quinta provincia que registra una mayor bajada, tras Madrid, Valencia, Jaén y Córdoba (estas dos últimas por la campaña del olivar); y en el del empleo, medido en términos de afiliación a la Seguridad Social, es la cuarta con mejor comportamiento, tras Barcelona, Valencia, Madrid y Almería. En ambos casos, desempleo y ocupación, Sevilla evoluciona mejor que la media, tanto andaluza como nacional.

Hay varias causas para estas buenas cifras. En primer lugar, noviembre se ha reconfigurado como un mes bueno para el mercado laboral, cuando no solía serlo. Es evidente que el anticipo de la campaña navideña beneficia al empleo: en el comercio hay 945 afiliados más que en octubre y en hostelería 544. Y las campañas agrarias funcionan este mes a pleno rendimiento: a las de la aceituna -que este año comenzó de forma tardía- y los cítricos se le suma ahora la del olivar de aceite.

Todo esto hace que Sevilla registre la segunda mayor bajada del paro desde que comienza la serie estadística, en 1997. La cifra de caída es, además, muy cercana a la del récord, registrado en 2015 con 2.639 personas menos en las listas del paro (este año fueron 2.613). En afiliación, la provincia contabiliza el mejor dato desde 2004, cuando comienza a elaborarse la estadística de afiliación media.

Hay, además, una cierta aceleración en el aumento de la afiliación desde septiembre, tras un verano algo desalentador. Así, en los últimos tres meses se han creado 31.594 empleos, casi 6.000 más que en el mismo periodo de 2017.

En ello tiene que ver bastante, más allá de los elementos ya dichos, el despegue de la educación. Este sector lleva tres meses liderando la creación de empleo en Sevilla -también en el resto de España- y en noviembre sumó 2.418 nuevos afiliados asalariados. La agricultura le sigue en pujanza, con 1.784 más; y después están comercio y hostelería, ya mencionados. Industria, con 197 cotizantes menos, y construcción, con 80, son las actividades que se sitúan en el furgón de cola.

Respecto al paro, la bajada de noviembre se concentra en los servicios, con 1.754 personas desempleadas menos, y en el colectivo sin empleo anterior, con 1.509 menos. Esto último llama bastante la atención y refleja una apreciable retroceso del desempleo entre los que buscan su primer empleo o -quizás lo más probable- entre los que llevan más de un año sin trabajo. En el resto de sectores sube el paro: 31 en industria, 74 en construcción y 545 en agricultura, aunque en este último caso se debe más a un aumento de demandantes que a una destrucción de empleo, ya que el número de afiliados sube.

¿Cómo ha ido la evolución de paro y afiliación en un año, desde noviembre de 2017? La realidad es que bien, y esto significa que la tendencia todavía no indica que vaya a haber parón laboral. Así, la provincia genera 27.010 empleos en un año (medidos en términos de afiliación a la Seguridad Social), el mayor crecimiento desde 2007. En mayo esta cifra se reducía a 19.445, lo que significa que pese a las incertidumbres el ritmo de creación de puestos de trabajo ha aumentado.

Respecto al paro, también va bien, pero algo peor. Cae en 12.780 personas en un año, que son menos que los 16.800 que se registraban en noviembre de 2017. Eso significa que se crea mucho más empleo de lo que baja el paro y la razón estriba en que muchos que estaban inactivos (estudiantes y amas de casa, por ejemplo) pasan a la actividad, a apuntarse en las listas del paro y contabilizan como parados. De todas formas, se observa cierta aceleración en esta bajada, ya que en septiembre había 8.204 desempleados menos en un año.

Noviembre deja, también, el buen dato de que el paro baja más entre las mujeres (1.715) que entre los hombres (898). Y deja además un dato algo más negativo: el incremento del desempleo entre los menores de 25 en 300 personas. Continúa, por otro lado, la buena tendencia del incremento de contratos indefinidos. En noviembre se firmaron 5.497, un 28% más que en el mismo mes del año anterior. Los fijos son, en total, el 5,39% de todos los firmados este año, una mejoría apreciable respecto a otros años pero que no oculta que en el conjunto de España más del 10% de los nuevos contratos firmados, el doble, son indefinidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios