Sevilla

Así expolian las bandas las naves de los polígonos industriales

  • La Asociación de Parques Empresariales de Sevilla explica cómo clanes familiares roban 'por encargo' y saben cómo sortear la ley para quedar libres 

Estado de ruina en el que quedan algunas de las naves saqueadas. Estado de ruina en el que quedan algunas de las naves saqueadas.

Estado de ruina en el que quedan algunas de las naves saqueadas. / M.J.L.

Comentarios 1

Observar una nave industrial durante varias semanas, ver que ésta pueda estar en concurso de acreedores por su situación de abandono y comenzar el expolio. Así es como actúan las bandas que durante años se dedican a saquear estos recintos empresariales -sobre todo tras el cierre masivo de empresas desde la crisis- que llegan a dejar las naves "totalmente demolidas" y "sin ningún tipo de seguridad ante un desplome". Así lo denuncia el presidente de la Asociación de Parques Empresariales de Sevilla (APES), Antonio López Balbuena, que incluso cree que se trata de "robos por encargo".

López Balbuena asegura que estos saqueos "se llevan a cabo por clanes familiares y a plena luz del día". El presidente de APES explica cual es el que, desde la asociación, consideran que es el procedimiento que siguen estas bandas. "Creemos que alguien detecta que una nave está en en concurso de acreedores por su situación de abandono y entonces vienen y quitan una puerta o ventana. La dejan un par de semanas y si nadie lo denuncia empieza el expolio", explica.

"La ley dice que no se puede detener a nadie que está dentro de una nave que no tiene puerta, estas personas quedan libres sin ninguna actuación si nadie denuncia los robos y no tienen ningún otro problema con la justicia", afirma López Balbuena, que también asegura que se trata de "robos por encargo" cuyo destino podría se perseguido, pero "no se hace".

"La ley dice que no se puede detener a nadie que está dentro de una nave que no tiene puerta"

Balbuena relata haber visto a "familias enteras", con niños incluidos que, para llevar a cabo estos "saqueos", dejan las naves "completamente demolidas, sin ningún tipo de medida de seguridad". "Mientras el marido está en el techo de la nave, la mujer le está ayudando abajo con el niño en brazos", relata. 

El expolio de las naves industriales es uno de los problemas derivados de una de las principales demandas históricas de los polígonos industriales de la ciudad: la seguridad. En torno a este tema, el presidente de la Asociación de Parques Empresariales de Sevilla mantuvo esta semana una reunión a tres bandas con el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, y miembros de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES). En este encuentro, del que López Balbuena destaca la "buena predisposición" por parte de la administración, se analizaron las carencias en esta materia a fin de diseñar una estrategia de actuación en función de las necesidades detectadas. En la misma línea, representantes de la CES pidieron mayores medidas de seguridad en estos espacios industriales, ubicados normalmente en la periferia de los núcleos urbanos y despoblados en horario nocturno o fines de semana, así como un plan específico contra los expolios.

Una grúa y un camión de basura circulan por el Polígono Store. Una grúa y un camión de basura circulan por el Polígono  Store.

Una grúa y un camión de basura circulan por el Polígono Store. / Juan Carlos Vázquez

Los empresarios reclaman la necesidad de más efectivos policiales así como la instalación de cámaras de vigilancia. Se trata esta de una reivindicación histórica y con una cierta problemática, tal y como explica el presidente de APES. "La solución a este problema sería la instalación de cámaras y también la mayor presencia de hombres. Para ellos necesitamos el respaldo de las administraciones porque hacerlo nosotros se llevaría más del 70% de nuestro presupuesto, pero lo que parece una cosa muy sencilla se va complicando por los derechos individuales", explica refriéndose al hecho de que la mayoría de los polígonos en la ciudad cuentan con calles públicas por lo que la instalación de vídeovigilancia podría superar la barrera del derecho a la imagen de los viandantes en sus quehaceres habituales. Por lo que es una cuestión que debe ser desarrollada a través de la presentación de informes ante los ayuntamientos competentes para licitar la colocación de estos sistemas de seguridad.

En este sentido, la Subdelegación del Gobierno en Sevilla se comprometió en la citada reunión a mantener encuentros conjuntos con la Policía Nacional y la Guardia Civil para estudiar las propuestas de los empresarios y diseñar un plan de actuación que contemple controles aleatorios para mejorar la seguridad en estas áreas industriales. El subdelegado, por su parte, destacó que un plan de seguridad en este sentido debe contar "con la coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, policías locales, ayuntamientos, asociaciones empresariales y seguridad privada".

Otras demandas históricas 

Pero, más allá de la seguridad, ¿qué otras medidas son necesarias para que los polígonos industriales puedan competir en igualdad de condiciones con otros parques del área metropolitana?

Señalística. "Los polígonos en Sevilla están siendo bloqueados", afirma el presidente de APES. Así explica la situación en la que se encuentran estas parques empresariales tras la colocación de señales en sus accesos que generan "confusión" entre los transportistas e incluso la huida de muchas empresas a los polígonos de la provincia. En este caso, desde la APES se piden mejoras en la accesibilidad, como la señalización de los accesos así como la supresión de la limitación de tonelajes de los camiones, lo que afecta a Parsi, El Pino, La Negrilla, Pica, Store y Calonge.

López Balbuena subraya que los viales de entrada de algunos polígonos están en muchos casos limitados a camiones de gran tonelaje, debido en su mayoría al hecho de que se encuentran en calles públicas en las que puede corre cierto peligro el viandante o puede afectar a su derecho al descanso de los vecinos.  "Nadie se pregunta cómo llegan los vehículos de carga a las naves industriales si no pueden pasar por las vías habituales porque han creado una barriada cerca", afirma Balbuena. En este caso, destaca la situación de la Ronda Urbana Norte, donde está prohibido circular a más de 12 toneladas por un tramo de un kilómetro en esta vía, una cuestión que impide el acceso de estos vehículos a Store y Calonge, que también tienen limitado el acceso desde Kansas City.

Una calle interior en un polígono industrial de la capital. Una calle interior en un polígono industrial de la capital.

Una calle interior en un polígono industrial de la capital. / José Ángel García

En esta cuestión, desde APES afirman que llevan "un par de años esperando" un estudio al que se comprometió el Ayuntamiento sobre la movilidad de los camiones en los accesos a los polígonos con la señalística adecuada para que no ocurra este tipo de cosas.

La limpieza. Otro caballo de batalla de los polígonos industriales de la capital es la limpieza. Desde este sector se quejan de que estas zonas no disfrutan del servicio de limpieza que presta el Ayuntamiento, pese a pagar impuestos. En la misma línea, esta cuestión se ve más perjudicada aún más por la suciedad que genera el hecho de que los jóvenes aprovechen las zonas aisladas en las que se encuentran o incluso la instalaciones de diversas discotecas y zonas de ocio para hacer de ellos sus propios botellodromos no oficiales.

Movilidad. Otra reivindicación histórica es la relacionada con la movilidad tanto dentro como para llegar a estos espacios. Los polígonos son en su mayoría zonas a las que la gente y/o trabajadores tiene que acudir en coche particular, aunque sí destacan desde la APES que la proliferación de nuevas barriadas en sus entornos está generando la llegada de más autobuses urbanos a zonas colindantes con la zona de trabajo.

Balbuena destaca una reivindicación histórica: "llevamos 20 años pidiendo apeaderos para el Cercanías en La Negrilla y Calonge y Store". "Es sorprendente que que junto a estos recintos circule el tren de cercanías y no existe un apeadero que les de cobertura a estos polígonos", argumenta. La Asociación de Parques Empresariales de Sevilla, que reivindica estas paradas desde la puesta en marcha de la línea C-4 de Cercanías, considera que este hecho permitiría beneficiar a un potencial de unos 50.000 trabajadores. Para López Balbuena, el hecho de que no se aborde esta propuesta tiene "fácil" respuesta y, según considera, se trata de la ausencia de un censo electoral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios