Pontifical de la Virgen de los Reyes

Monseñor Gómez Sierra: "¡Cuántas horas de gimnasio y qué pocas para alimentar el alma!"

  • El obispo auxiliar arremete en la homilía del Pontifical de la Virgen de los Reyes contra la ideología de género, el exhibicionismo del cuerpo y la trata de personas

El obispo auxiliar, Santiago Gómez Sierra, tras el paso de la Virgen de los Reyes. El obispo auxiliar, Santiago Gómez Sierra, tras el paso de la Virgen de los Reyes.

El obispo auxiliar, Santiago Gómez Sierra, tras el paso de la Virgen de los Reyes. / Juan Carlos Muñoz

Contra la ideología de género, el exhibicionismo del cuerpo y la trata de personas. El obispo auxiliar de Sevilla, monseñor Santiago Gómez Sierra, ha presidido este 15 de agosto el pontifical de la Asunción -una vez acabada la procesión de la Virgen de los Reyes- en sustitución del arzobispo Juan José Asenjo Pelegrina, convaleciente tras una operación quirúrgica. En su homilía no ha dudado en arremeter contra "la solicitaciones de la moda y la presión de las ideologías humanas". 

En su intervención -a cuyo comienzo se ha referido al artículo escrito el pasado miércoles por Francisco Javier Segura en Diario de Sevilla- el obispo auxiliar ha destacado que la Asunción de María supone una oposición a "la concepción neopagana que tiende a promover el culto al cuerpo, a sacrificar todo a él, a idolatrar la perfección física y el éxito deportivo".

Tal afirmación ha llevado a monseñor Gómez Sierra a lamentar "una concepción del cuerpo que puede conducir a la perversión de las relaciones humanas". "¡Cuántas horas de gimnasio para el cuerpo y qué pocas para alimentar el alma!", ha criticado en la homilía. En este sentido, ha defendido "el pudor del cuerpo" y ha rechazado los "exhibicionismos" que con él se cometen. 

En este punto, ha incidido en que "hay violencias mayores contra el cuerpo en nuestra cultura", una aseveración que ha relacionado con "la ideología de género", de la que ha alertado que "afirma que no existen sexos, la diferencia de hombre-mujer es sólo cuestión de roles, orientaciones sexuales mudantes, que se pueden cambiar en la vida todas las veces que se quieran. Ideología llevada a nuestra legislación". 

Por tal motivo, ha recordado unas palabras del Papa Francisco que invitan a "aprender a recibir el propio cuerpo, cuidarlo y respetar sus significados, lo cual es esencial para una verdadera ecología humana [...] Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma". 

De igual modo, ha advertido de los "pecados contemporáneos" que atentan contra "la dignidad humana". Ámbito en el que se ha referido a la trata de personas, la cual ha calificado como "una verdadera forma de esclavitud". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios