Educación

Las protestas por el cierre de aulas públicas en Sevilla calientan la escolarización

  • Las familias del CEIP Joaquín Turina se concentran contra la eliminación de una línea

  • Advierten que la pérdida impedirá a muchos padres matricular a sus hijos en este centro

Protesta de las familias, alumnos y docentes por el cierre de una línea en el CEIP Joaquín Turina.

Protesta de las familias, alumnos y docentes por el cierre de una línea en el CEIP Joaquín Turina. / José Ángel García

La escolarización estuvo marcada el año pasado por la huelga convocada por los sindicatos de enseñanza el 4 de marzo contra el nuevo decreto que regula dicho proceso. En 2021, este trámite vuelve a provocar que se salga a la calle, con las medidas sanitarias establecidas, para protestar contra la pérdida de unidades en la educación pública. La última de estas movilizaciones la han protagonizado las familias, alumnos y docentes del Colegio Joaquín Turina, en el barrio de la Huerta de la Salud, en Sevilla capital, donde previsiblemente se eliminará un aula de Infantil el próximo curso. 

La razón dada por la Delegación de Educación para la merma no convence a la comunidad del colegio. Así lo explica la secretaria de la AMPA, María Iglesias: "Han tomado como referencia el padrón de este año en la zona, pero nosotros le hemos enviado el cómputo poblacional de 10 años para demostrar que se trata de algo circunstancial". 

La bajada de la natalidad es la explicación de la Administración regional a la hora de cerrar unidades. A menos niños, menos demanda de escolarización. El Joaquín Turina tiene dos líneas (dos aulas por curso) desde Infantil de tres años hasta sexto de Primaria. Todas las unidades están al máximo permitido para estas edades, 25 alumnos. Todas menos una de Infantil, que cuenta con 23 menores, lo que, según la AMPA, le sirve de justificación a Educación para llevar a cabo el cierre.

"No se trata sólo de perder un aula, será una línea entera la que desaparezca los próximos cursos, es decir, nueve aulas al sumar Infantil y Primaria, o lo que es lo mismo, 225 familias que no podrán matricular a sus hijos en este colegio", advierte la secretaria de la AMPA, quien incide en otro aspecto para rebatir los argumentos del departamento que dirige María José Eslava: "Se aferran a la bajada de la natalidad en esta zona, pero no tienen en cuenta que a este centro acuden muchos hijos de padres que trabajan cerca, por proximidad con el domicilio laboral, lo que les facilita la conciliación familiar".

Otra de las peculiaridades de este colegio es ser uno de los pocos que desarrolla el bilingüismo en francés en Sevilla. Un alto porcentaje de alumnos de quinto y sexto de Primaria obtiene el diploma DELF que otorga el Gobierno galo, con el que se acredita el dominio en esta lengua extranjera. Un aprendizaje que continúa en el IES Fernando de Herrera, donde está adscrito el 90% de los escolares. "La pérdida de una línea desmantelaría este buen sistema de enseñanza", alertan desde la AMPA.

Un esfuerzo "tirado por la borda"

Por todos estos motivos, este martes familias, alumnos y docentes del Joaquín Turina se han concentrado, respetando las medidas de seguridad frente al Covid, en la puerta del colegio antes de que comenzara la jornada lectiva. Allí han leído un manifiesto en el que, además de exponer los anteriores razonamientos, inciden en que "tener un colegio con este nivel requiere un esfuerzo e inversión de años por parte de la comunidad educativa y la Administración que no pueden tirarse por la borda".

Además, las familias critican que el hecho de que trascienda antes de la escolarización que el centro sólo contará con un aula de Infantil de tres años el próximo curso "desanima" a muchos padres a solicitar plaza en él. También lamentan que la oferta en los colegios públicos se someta todos los cursos a criterios demográficos y de demanda, algo que sólo ocurre en los concertados cuando se renuevan los conciertos cada cuatro años, lo que para la AMPA supone "una ventaja" que se resuelve casi siempre a favor de esos centros. 

Sirva de ejemplo lo que ocurre en el distrito educativo del Joaquín Turina, donde hay una relación media en todos los cursos de 16 unidades en los colegios públicos frente a las 23 de los concertados, es decir, siete aulas concertadas más que públicas a disposición de las familias, lo que para la AMPA hace más "incomprensible" el cierre de una línea en el centro donde tienen matriculados a sus hijos. Una situación que sólo se justifica en el empeño de la Junta de salvaguardar "la demanda social" frente a la Lomloe, la nueva ley de enseñanza del Gobierno de Pedro Sánchez.

La concentración de este martes ha contado con la asistencia de la concejal de Educación del Ayuntamiento de Sevilla, María Luisa Gómez, a quien le han pedido que solicite al alcalde Juan Espadas que "luche públicamente por mantener las aulas abiertas". Una postura que ha tomado su homólogo en Mairena del Aljarafe, donde la previsión de cierre es de cinco unidades. 

Además de la citada localidad aljafeña, en la capital hay otros centros en los que también se cerrarán unidades de Infantil, como el San Jacinto y el Vara del Rey, ambos en el distrito educativo conformado por Los Remedios y Triana, donde existe una alta concentración de plazas concertadas. En este sentido, la polémica ley Celaá establece que, en caso de que se produzca una bajada de natalidad y por consiguiente una disminución de la demanda, los primeros centros donde se aplicará el cierre de aulas serán los concertados. Un principio que, por ahora, no parece que se esté cumpliendo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios