Sevilla

El proyecto de Altadis respetará el edificio principal y las Cigarreras

  • Zoido y la tabaquera firman el convenio para la reurbanización de la fábrica de Los Remedios El plan, que requiere modificar el PGOU, queda pendiente de su aprobación por parte de la Junta

El proyecto de Altadis respetará el edificio principal y las Cigarreras

 Zoido y la tabaquera firman el convenio para la reurbanización de la fábrica de Los Remedios  El plan, que requiere modificar el PGOU, queda pendiente de su aprobación por parte de la Junta

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y el consejero delegado de Altadis, Juan Arrizabalaga, firmaron ayer de forma solemne el convenio de reurbanización de los terrenos en los que se ubica la fábrica de tabacos de los Remedios, sin actividad desde hace más de seis años. El proyecto, cuyas líneas fundamentales ya fueron adelantandas por este periódico, divide el solar de 26.177 metros cuadrados de superficie en dos grandes zonas: una, la situada más al sur, que permanecerá en manos de Altadis y que se recalificará para acoger usos terciarios (centro comercial, hoteles, bares, etcétera), y otra, la que linda con el Círculo de Labradores, que cederá la tabaquera al Ayuntamiento para desarrollar equipamientos de barrio, servicios sociales y usos culturales. El Ayuntamiento, además, se beneficiará de una parcela para usos lucrativos. Tanto la ciudad como la multinacional dispondrán, en definitiva, de unos 31.000 metros cuadrados de edificabilidad.

De llegar a buen puerto, el proyecto supondrá un auténtico cambio en la fisonomía urbana de esta zona de la ciudad. De hecho, del conjunto de inmuebles que actualmente componen la fábrica -construida en 1954 y remodelada a mediados de los sesenta-, sólo quedarán en pie el edificio principal, que cuenta con una protección de tipo C por estar catalogado como patrimonio industrial en el PGOU, y la capilla de la hermandad de las Cigarreras. El resto desaparecerá. Ambos inmuebles los tendrá que entregar Altadis al Ayuntamiento en "condiciones de seguridad y salubridad", según reza en el convenio firmado ayer ante una numerosísima representación municipal.

Sin embargo, nada de esto será posible si la Junta de Andalucía no da el visto bueno a la modificación del PGOU necesaria para que estos suelos, que en la actualidad tienen una calificación de uso industrial, pasen a ser recalificados como terciarios -los que se quedará Altadis- y como SIPS (Servicios de Interés Público y Social), los que pasarán a manos municipales.

Consciente de que este trámite puede convertirse en un elemento más de confrontación entre el Ayuntamiento (PP) y la Junta (PSOE), Juan Ignacio Zoido quiso aprovechar el acto de ayer para pedir "lealtad" y "colaboración" a la presidenta andaluza, Susana Díaz. "Éste es un convenio sin aristas, sin nada oculto, sin letra pequeña", aseguró el alcalde, quien también mostró su confianza en que Díaz "estará a la altura de lo que Sevilla y los sevillanos necesitan". Zoido aseguró que en breve mandará una carta a la presidenta andaluza y se mostró dispuesto a celebrar con la misma una reunión para presentarle "personalmente" un proyecto que tiene "ambiciosos objetivos": revitalizar el barrio de Los Remedios dotándolo de equipamientos que han pedido los propios vecinos, recuperar la ribera del Guadalquivir en esta zona de Sevilla, generar empleo y actividad económica y garantizar la continuidad de la hermandad de las Cigarreras en el conjunto fabril.

Por su parte, el consejero delegado de Altadis, Juan Arrizabalaga, dejó claro que la intención de Altadis no es explotar los terrenos. "Nuestro negocio no es la promoción inmobiliaria, sino la producción y venta de productos vinculados al tabaco", aseguró. La cantidad por la que la multinacional quiere vender los terrenos es aún una incógnita y, según Arrizabalaga, aún no se ha entablado ninguna conversación con empresas que puedan estar interesadas en el proyecto. Lo que sí aseguró es que el proyecto generará 330 puestos de trabajo directos.

El convenio contempla taxativamente que Altadis "se compromete" a la ejecución de las obras de urbanización "de conformidad con las características, especificaciones y calidades que legal y reglamentariamente sean exigibles".

Arrizabalaga, que tampoco pudo aclarar cuánto costarán estas obras de urbanización, aseguró que "con la firma del proyecto de convenio se inicia un proceso administrativo que, aunque llevará meses, confío permita, con el beneplácito final de la Junta de Andalucía, a cuya disposición ya nos hemos puesto, que la ciudad se beneficie de la utilización de cada una de estas instalaciones".

¿Cuál es el plazo, pues? La intención del Ayuntamiento es que la parcela esté reurbanizada dentro de unos dos años, pero los pasos que hay que dar son numerosos y lentos. El tiempo dirá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios