salud

Los virus respiratorios regresan a las consultas de pediatría a las puertas del verano

  • Los pediatras alertan del regreso de enfermedades típicas de los meses de frío 

  • Sospechan que los casos de bronquiolitis registrados se deben a la relajación de medidas

Un padre pasea a su bebé con otros dos menores al fondo.

Un padre pasea a su bebé con otros dos menores al fondo. / Juan Carlos Muñoz

Tras un invierno sin gripe, las consultas pediátricas detectan una cierta progresión hacia la normalidad. En un año en el que los servicios de atención pediátricos vieron reducidos drásticamente los pacientes atendidos y en el que prácticamente desaparecieron las urgencias comunes y los ingresos en UCI no programados, la primavera ha devuelto a los centros sanitarios la presencia de niños con síntomas de enfermedades habituales en su rango de edad. Sin embargo, lo que no está dentro de la normalidad en esta época del año es que esas patologías estén relacionadas con los virus respiratorios típicos de los meses de frío. 

La pandemia del coronavirus ha desplazado en el calendario las infecciones de las vías respiratorias y estas enfermedades, que eran más habituales de los periodos de frío y que se concentraban entre los meses de noviembre a febrero, han comenzando a aparecer a las puertas del verano. "Desde hace algunas semanas estamos viendo muchos más cuadros víricos de este tipo que otros años para estas fechas, aunque menos que los inviernos que recordábamos", señala el pediatra en el centro de salud Amante Laffón en la capital, Cristóbal Coronel.

"Estamos en fase de crecimiento, lo que preocupa porque no es propio de estas fechas coincidiendo con otros virus de gastroenteritis, mano-boca-pie e incluso varicela. Todas ellas enfermedades infectocontagiosas con mecanismos de transmisión más que conocidos", observa Coronel. "En los niños pequeños, las infecciones primarias suelen afectar a las vías respiratorias bajas, en forma de bronquiolitis, traqueobronquitis o laringotraqueítis. Tras unos días de rinitis y cuadro catarral comienzan con tos seca y dificultad respiratoria progresiva con fiebre, taquipnea, estridor, etc.", indica.

El también pediatra en la UCI Pediátrica del Hospital Virgen del Rocío, Julio Parrilla Parrilla, reconoce haber atendido recientemente algunos ingresos por bronquiolitis que han precisado soporte respiratorio. El doctor destaca que también en el área de urgencias y en planta de hospitalización han aparecido algunos pacientes más de lo habitual en estas fechas aunque, recalca, "son puntuales y en ningún caso pueden compararse con el número de casos de la época invernal de los últimos años". 

"Este año está siendo diferente debido al coronavirus y se están presentado en esta época del año picos de infección por virus respiratorios. Las bronquiolitis han reaparecido, aunque en nuestra zona geográfica los casos no han sido muy numerosos, en parte debido a las condiciones climatológicas. Las elevadas temperaturas no favorecen estos cuadros respiratorios, pero están apareciendo niños de corta edad, lactantes sobre todo con síntomas respiratorios que precisan ocasionalmente ingreso para tratamiento hospitalario", considera y añade que, sin embargo, "en hospitales de Madrid y Barcelona sí han tenido muchos más pacientes, lo cual es un dato llamativo".

Para el especialista, esta situación no significa que la pandemia haya puesto patas arriba el ciclo habitual de los virus respiratorios, pero sí considera que se está dando "un claro desplazamiento" en las tasas de incidencia y prevalencia de este tipo de infecciones. "Los virus respiratorios presentan un comportamiento cíclico bastante regular. Durante la pandemia se ha producido un desplazamiento en los datos habituales de otros años, pero debido más a la escasa transmisión producida por la optimización en las medidas de higiene", señala.

Las causas no están claras, aunque se apunta a varios factores. Por un lado, el nicho ecológico del que hablan muchos expertos. Se trata del espacio que ocupan los virus en el ecosistema, y que hace que cuando existe uno muy dominante, desplace a los demás. Es lo que ha ocurrido con el coronavirus, cuya hegemonía ha minimizado la presencia de, por ejemplo, la gripe. Pero hay otras explicaciones. Los pediatras consultados sugieren que la caída de la transmisión del coronavirus y la relajación de las restricciones sociales pueden haber jugado un papel en el regreso de otros virus respiratorios. "El mecanismo de contagio es conocido y obvio por las gotitas de flujo que emitimos al hablar, toser o estornudar, casi igual que el SARS-Cov-2. En el momento que le hemos perdido el miedo estas medidas se han ido abandonando y puede explicar la reaparición ahora de estos virus", concreta Coronel.

Parrilla coincide con la exposición de Coronel y admite que es difícil predecir si esta situación anómala vivida este año se repetirá en el tiempo. "Claramente la relajación en las medidas de higiene y el mayor contacto físico entre niños y adultos ha favorecido la transmisión de los virus respiratorios, incluido el virus respiratorio sincitial. Actualmente no es fácil predecir que ocurrirá el próximo invierno debido a la situación tan especial que estamos viviendo debido al coronavirus, pero lo más probable es que, si no potenciamos las medidas de higiene y distanciamiento, se volverá a una situación similar a otros inviernos. Quizás esto puede ser un punto de inflexión para que, a partir de la experiencia aprendida, podamos indicar el uso de mascarilla y soluciones hidroalcohólicas de un modo rutinario en aquellas situaciones de alto riesgo potencial de transmisión de infecciones en locales cerrados, como son los colegios y guarderías, centros médicos o centros comerciales", valora especialista en cuidados intensivos pediátricos.

Por otro lado, otros virus, como el bocavirus, el metaneumovirus o el parainfluenza, que provoca laringitis, también han vuelto, señalan los expertos consultados, aunque en niveles mucho menos llamativos. En el Virgen del Rocío, los motivos principales de consulta en Pediatría en estos momentos son la fiebre y los síntomas respiratorios y digestivos (vómitos, diarrea), "al igual que otros años por esta época del año", añade el doctor Parrilla. "Respecto a los pacientes atendidos, las cifras se comportan prácticamente similar a otros años y no hay cambios epidemiológicos significativos en otras patologías. Podemos decir que en pediatría estamos volviendo a una situación de normalidad con datos muy similares a los períodos previos a la pandemia", aclara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios