Gastronomía

Un bistró en plena Plaza de la Alfalfa

  • El grupo gastronómico GMI emprende una nueva aventura culinaria con Le Grand Bistró

El restaurante se ubica en el que fuera Horno de San Buenaventura El restaurante se ubica en el que fuera Horno de San Buenaventura

El restaurante se ubica en el que fuera Horno de San Buenaventura / M. G.

Comentarios 6

El Grupo GMI acaba de inaugurar el restaurante Le Grand Bistró. Se trata de la sexta aventura gastronómica que pone en marcha el Grupo GMI en Sevilla –junto a Maccheroni, Gusto, Mamá Bistro, L’Oca Giuliva, La Gallina Bianca– esta vez en plena Alfalfa, un barrio que ocupa un lugar especial en la cultura popular sevillana y que conquista a foráneos.

Con este concepto abierto de bistró, que incluye restaurante, cafetería, pastelería y heladería artesana, el Grupo GMI quiere ofrecer un espacio en el que disfrutar de la alta cocina mediterránea, la tradicional y la reinterpretada, apostando por la materia prima de la región. Así, en el restaurante el comensal puede encontrar platos carnívoros y singulares como el tomahawk de vaca retinta, el rak de cordero en costra ras, el hanout o el tríptico de steak tartare de buey andaluz con aceitunas taggiasca y una cuidada selección de risottos de autor.

Una imagen del evento de inauguración. Una imagen del evento de inauguración.

Una imagen del evento de inauguración. / M. G.

Hay que destacar que en Le Grand Bistró los desayunos son una cuestión seria y con la que conseguir la energía necesaria para sobrellevar el día. Por eso, desde el restaurante proponen los huevos Benedict y Florentine, bowls de acaí, el sándwich de queso gratinado con pan de arándanos, las tostadas tradicionales y los centrifugados detox con fruta.

La pastelería es completamente de elaboración propia y supone una mezcla de influencias mediterráneas, que van desde la lima posset con crumble de almendras, hasta el maritozzo italiano, una especie de pan brioche relleno. El helado, por su parte, también es artesano y se elabora en el laboratorio gastronómico de la empresa. Éste tiene un lugar preferente en Le Grand Bistro con sabores como el pistacho di Bronte, nocciola IGP Piemonte, vainilla a la antigua o chocolate vegano.

Una de las camareras prepara uno de los platos de la carta. Una de las camareras prepara uno de los platos de la carta.

Una de las camareras prepara uno de los platos de la carta. / M. G.

La Plaza de la Alfalfa es un escenario protagonista en la historia de Sevilla. Durante la época imperial romana fue el punto de encuentro de las dos arterias principales de la ciudad, Cardo Maximo, desde la actual Iglesia de Santa Catalina hasta la calle Abades, y Decumano Mayor, desde la Iglesia de San Esteban hasta la Plaza del Salvador. La Alfalfa se convirtió durante la época árabe en un lugar clave para el comercio al por mayor y con la Reconquista pasaría a ser un lugar de almacenaje de alimentos para animales, principalmente alfalfa, motivo que le da su nombre actual.

La cocina de Le Grand Bistró. La cocina de Le Grand Bistró.

La cocina de Le Grand Bistró. / M. G.

En la historia más reciente fue un mercado de caza, que luego se convirtió en la carnicería mayor de Sevilla y punto de distribución de vendedores locales, para concluir su etapa de zoco popular con un mercado de compra-venta de animales. La Plaza de la Alfalfa es hoy un bonito mosaico de tradición y modernidad a todos los niveles, un punto de encuentro entre el sevillano y el foráneo, que ofrece una particular imagen de la Sevilla actual. Por todo ello, desde el Grupo GMI están “muy orgullosos de haber elegido este histórico barrio para Le Grand Bistro, un proyecto en el que tienen depositado su más sincero compromiso con la ciudad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios