El impacto de la séptima ola

Las bajas de sanitarios por Covid en Sevilla se triplicaron en la primera semana de mayo

Personal sanitario equipado se protege con un EPI.

Personal sanitario equipado se protege con un EPI. / EFE

Sevilla encara desde hace unas semanas una nueva fase en la pandemia del coronavirus, al eliminar la obligatoriedad de la mascarilla en interiores, salvo en determinados espacios, y limitar el rastreo, realización de pruebas diagnósticas y cuarentenas a personas y ámbitos vulnerables, sumado a los efectos de las últimas masificaciones vividas en la capital, sobre todo, durante la Feria de Abril, que ha disparado la incidencia de la enfermedad.

Tal y como advertían las autoridades sanitarias, la provincia está experimentando un repunte de casos, que, como ocurre en cada etapa de subida de casos, se aprecia tanto en las consultas de Atención Primaria y Urgencias hospitalarias, como en los servicios de Microbiología, donde se ha incrementado el número de muestras para PCR que reciben.

Y en este escenario, el aumento de contagios de Covid-19 que Sevilla registra en las últimas semanas está teniendo también su impacto en las bajas de los profesionales sanitarios, uno de los sectores que no pueden trabajar siendo positivo. De hecho, a la par que han aumentado los casos se han incrementado las bajas laborales y, según datos facilitados a este periódico por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), el número de profesionales apartados por Covid en los centros sanitarios sevillanos se triplicó en una semana a principios de mayo hasta alcanzar los 593 el jueves día 5. Una semana antes, con fecha del 28 de abril, las bajas registradas eran 207, es decir, casi tres veces menos.

El incremento de casos en el ámbito sanitario coincide con el despegue de la séptima ola en la provincia, marcado por la obligatoriedad de la mascarilla en los espacios interiores, coincidiendo con la celebración de la Feria en la capital, unido a una mayor relajación y confianza de la población pensando que se había logrado superar la pandemia cuando, realmente, no es así, puesto que la variante Ómicron sigue siendo la predominante y se caracteriza por ser muy transmisible.

Planes de contingencia para afrontar las bajas

Como efecto lógico de ese aumento de bajas entre los sanitarios, el día a día en los hospitales y centros de salud se complica por la falta de personal. Un problema que la Junta de Andalucía asegura se está subsanando "con planes de contingencia". El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, reconocía hace unos días ese aumento de contagios entre los profesionales dado que "el sanitario es una parte más dentro de la sociedad" y, como el resto de la población, "también se contagia de Covid".

Ello, según reconocía, "supone un volumen importante del personal sanitario público de Andalucía esté ahora mismo en su casa, la mayoría con una evolución favorable, pero con un reposo domiciliario y muchos haciendo teletrabajo", hasta que den negativo, lo cual "puede afectar a determinados departamentos, sobre todo a nivel de cirugía" y consultas programadas. "Pero se está subsanando a través de los planes de contingencia que tiene cada uno de los hospitales afectados", indicaba el consejero. "Sencillamente, se están reprogramando determinadas intervenciones y consultas, de una forma natural y en el mínimo tiempo posible", matizaba Aguirre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios