Los efectos de la pandemia

El sector turístico cuestiona la llegada de extranjeros a Sevilla en Semana Santa

  • Hoteles y agencias se muestran escépticos ante las condiciones establecidas en otros países

  • Abogan por la movilidad interprovincial para aprovechar los viajes de proximidad

Una pareja de turistas por la Avenida de la Constitución.

Una pareja de turistas por la Avenida de la Constitución. / Juan Carlos Vázquez

Ha sido, sin duda, uno de los debates de los que se ha hecho eco la ciudadanía la última semana. Tras conocerse las medidas establecidas por la Junta de Andalucía para la Semana Santa, desde diversos colectivos –más allá del ámbito político– se ha cuestionado que los sevillanos no puedan salir de la provincia, al menos hasta el 9 de abril, y que, sin embargo, puedan venir a la capital hispalense visitantes procedentes del extranjero. Una situación que para muchos resulta “contradictoria” y cuyo fin –paliar la crisis que sufre el sector turístico– ponen en entredicho los agentes de esta actividad económica.

Un sevillano no puede ir a la playa, pero un alemán sí puede visitar la Giralda. Esta frase se ha repetido la última semana en numerosas tertulias tras dar a conocer el Ejecutivo de Juanma Moreno las restricciones que estarán vigentes para la Semana Santa, la segunda sin cofradías por la pandemia del Covid-19. La prohibición de salir de la provincia –sin causa justificada– ha dado al traste con los planes de muchas familias para estos días de vacaciones y también ha supuesto un varapalo para hoteles y agencias de viaje, que contemplaban la posibilidad de resarcir parte de las pérdidas. Una situación que no parece que vaya a remediarse ni con llegada de turistas extranjeros, ya que esta posibilidad se antoja complicada ante las duras condiciones establecidas por los países de la Unión Europea (UE) y al no ser estos visitantes los que predominan en estas fechas.

El sector de los hoteles es uno de los más dañados por la pandemia. El presidente de la asociación que los representa, Manuel Cornax, duda de que en Semana Santa se vean por las calles de Sevilla a extranjeros. “Las últimas noticias no dan pie a ello. Existe mucha confusión e incertidumbre”, refiere Cornax, que insiste en que lo único que por ahora puede aliviar el déficit de clientes que sufren los hoteles es la apertura de fronteras, al menos, entre zonas con poca tasa de contagio o con un nivel de alerta mínimo. Las expectativas para Semana Santa en el sector no son nada halagüeñas. A tres días del Domingo de Ramos las reservas son mínimas, y ello pese a que menos del 50% de los hoteles estarán abiertos para estas fechas. La otra mitad espera hacerlo de aquí al verano.

El auge del turismo rural en la provincia

Una estampa, la de los establecimientos de la capital andaluza, que difiere bastante de la que se contempla en otros puntos de la provincia, como la Sierra Morena de Sevilla (antes Sierra Norte), donde las reservas están prácticamente agotadas para Semana Santa. Muchos sevillanos se han decantado por el turismo rural en estas vacaciones, lo que hace temer que también se produzcan aglomeraciones en ciertas localidades y en la propia capital.

“Los visitantes que vienen en Semana Santa a Sevilla no son extranjeros, sino nacionales”, abunda Cornax, que insiste en que las pocas reservas de estos turistas están sufriendo constantes fluctuaciones en función de las medidas que establecen en sus países de origen. “Ayer mismo Alemania levantó el confinamiento previsto desde el Jueves Santo”, añade el presidente de los hoteleros.

La posibilidad de ver a extranjeros durante la Semana Santa en Sevilla tampoco convence a las agencias de viaje, que han tenido que cancelar numerosas estancias programadas en el litoral andaluz tras las medidas anunciadas por la Junta. El presidente de la asociación que las representa (Aevise), José Manuel Lastra, califica de “extraña” esta situación, mediante la cual se permite que vengan extranjeros pero no que los sevillanos puedan irse de vacaciones a las playas de Huelva y Cádiz, las más cercanas. “Estamos bastante perplejos ante esta coyuntura”, advierte Lastra, quien reclama “un posicionamiento común en España y en la Unión Europea sobre los desplazamientos”.

Las "contradicciones"

El presidente de la Aevise pone un ejemplo:“El 30 de marzo se levantará el veto en España a la entrada de extranjeros procedentes del Reino Unido, pero este país ha prohibido la salida de los ciudadanos de allí con multas de 5.000 libras si lo hacen, esta contradicción crea una incertidumbre que repercute negativamente en el sector turístico”.

Por parte del Ayuntamiento de Sevilla se garantiza el cumplimiento de la normativa sanitaria vigente para todo aquel visitante que proceda de otro país. El gobierno local insiste en la “lealtad institucional” mostrada hasta ahora hacia las medidas establecidas por el Ejecutivo central y autonómico para hacer frente a la pandemia.

La Delegación de Turismo, a este respecto, subraya que en materia de promoción turística el trabajo está orientado “en el medio plazo”. “Queremos estar bien posicionados como destino cuando se hayan reducido los contagios, haya aumentado la vacunación y se pueda desarrollar la actividad turística en condiciones de seguridad”, aseguran fuentes oficiales, que abundan en que “ése es el momento en que debemos estar preparados en términos de conexiones aéreas, de acciones de promoción y de dar a conocer la amplia oferta de calidad que tenemos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios