Sevilla

El kurdo del zapatazo a Erdogan sigue en la cárcel sin permisos ni indulto

  • Hokman Joma cumple este mes dos de los tres años a los que fue condenado, por lo que su condena duplica ya a la que sufrió el iraquí que lanzó los zapatos a Bush

Una condena que se cumple a pulso. El joven kurdo Hokman Joma, que fue condenado a tres años de prisión por un delito contra la comunidad internacional, cumplirá este mes dos años encarcelado sin haber disfrutado de un permiso y sin resolverse el indulto al que todas las instancias judiciales que estudiaron su caso se mostraron en principio favorables.

Hokman Joma fue detenido el 22 de febrero de 2010, después de arrojar un zapato contra el primer ministro turco Recep Tayip Erdogan, durante una visita a la capital andaluza. Fue juzgado y condenado a tres años de prisión, en una sentencia que rechazó la petición de la Fiscalía, que había solicitado la expulsión sustitutiva del joven.

Su caso recuerda al del periodista iraquí Muntazer al Zaidi, que fue inicialmente condenado también a tres años de cárcel por lanzar un zapato al entonces presidente norteamericano George W. Bush, pero al final un tribunal superior redujo la condena a un año de cárcel.

Hokman Joma, en cambio, va a cumplir ya dos años encarcelado sin haber disfrutado de un solo permiso de salida, a pesar de que, según las normas penitenciarias, podría concedérsele una vez cumplida una cuarta parte de la pena, es decir, desde los nueve meses. El joven ha solicitado, al menos, dos permisos, pero han sido rechazados por un error del propio kurdo, dado que a la hora de realizar la petición dio como domicilio para pasar ese fin de semana en libertad el mismo que tenía antes de su detención y en el que ya no figura domiciliado.

Tampoco tiene suerte por lo que respecta a la petición del indulto que planteó en marzo de 2011, porque no ha sido hasta esta misma semana cuando el juez de lo Penal que le condenó ha abierto la pieza separa para la tramitación del expediente de indulto, que requiere una serie de informes del propio juez y del centro penitenciario donde está encarcelado antes de su remisión al Ministerio de Justicia. Todo apunta a que el indulto no llegará a tiempo, puesto que además cuando cumpla este mes su segundo año en prisión, Hokman Joma podría solicitar el tercer grado penitenciario, una medida que le permitiría volver a prisión sólo para dormir y que podría llegar antes que el indulto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios