Athletic-Sevilla FC | Jugadores uno a uno

Orden, ayudas, verticalidad y eficacia

  • Rotación positiva con hasta ocho cambios respecto al once del domingo y brillo en el despliegue de Amadou, la frescura de Franco Vázquez y la calidad de Nolito

Amadou le mete el cuerpo a Susaeta para que no progrese. Amadou le mete el cuerpo a Susaeta para que no progrese.

Amadou le mete el cuerpo a Susaeta para que no progrese. / Luis Tejido / Efe

El Sevilla metió prácticamente los dos pies en los cuartos de final de la Copa del Rey después de imponerse con comodidad a un Athletic inerme y fuera de sitio ante el orden, las ayudas y los destellos de calidad del equipo de Pablo Machín, que realizó hasta ocho cambios respecto al once titular del partido de Liga.

Fueron muy positivas las reivindicaciones de Amadou y Nolito. Amén de su participación en los goles, en los tres el sanluqueño y en dos el francés, ambos ejemplificaron con su despliegue y su implicación la buena respuesta de la unidad B.

Efectivas rotaciones Efectivas rotaciones

Efectivas rotaciones / Elaboración propia / Dpto. Infografía

El Sevilla ejecutó a la perfección el plan previsto: plantarse con firmeza en el campo, conceder pocos errores a base de orden y de ayudas y coberturas y aprovechar los muchos espacios que dejaba un Athletic desconocido, por falta de intensidad y por caótico en su repliegue, para hundirlo con destellos de calidad, que es indudable que tiene la plantilla sevillista por mucho que no juegue buena parte de su artillería pesada.

Defensa

El regreso de Kjaer el eje de la zaga se antojó oportunísimo. El Athletic apenas tuvo el recurso de los centros al área, sobre todo desde el flanco de Capa y Susaeta, donde Arana tuvo problemas para tapar o bloquear esos centros. Pero el danés solventó muchísimos balones a la olla siendo expeditivo e imponiéndose con su poderío aéreo. El juego por arriba les causó más problemas a Carriço, que tuvo mucha fricción con Aduriz, y a Mercado, algo dubitativos en algunas fases, aunque en general la zaga respondió, pese a alguna mala elección de Juan Soriano a la hora de blocar o despejar de puños en las salidas. Por delante, en cambio, sí funcionó el triángulo formado por Amadou, Roque Mesa y Franco Vázquez, pese a que por el flanco de éste, por lentitud en alguna basculación o exceso de confianza, creó peligro el Athletic: empató pero lo anuló el VAR por fuera de juego previo. El despliegue de los carrileros fue conservador, lo que contribuyó a obturar el único recurso del Athletic, bien cerrado por dentro.

Ataque

Franco Vázquez, con conducciones, y Amadou, con buenos giros, rupturas y pases verticales, le dieron dinamismo a la salida del Sevilla, también apoyado en la verticalidad de Promes. Pero fue Nolito el que rompió a los vascos. El primer gol fue un despeje orientado de Mercado muy bien leído por Andre Silva y el Mudo y ejecutado por Nolito. Con pocas llegadas, el Sevilla fue profundo y eficacísimo. Amadou estuvo rápido y listo en el 1-2, con un gran pase de Nolito a Andre Silva. Y en el 1-3, disparó y ganó la segunda jugada para que Nolito de nuevo habilitara a Ben Yedder. Los dos goleadores fueron certerísimos.

Virtudes

Óptima rotación e importante reivindicación de no habituales.

Talón de Aquiles

Se dejó dominar y por arriba no todos respondieron como Kjaer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios