FC Barcelona - Sevilla FC | La pizarra

Y Machín le devuelve la ‘cortesía’ a Valverde

  • El soriano arriesgó en el extraño once y no lo corrigió

Sarabia no impide que Coutinho progrese con la pelota. Sarabia no impide que Coutinho progrese con la pelota.

Sarabia no impide que Coutinho progrese con la pelota. / Alejandro García (EFE)

Comentarios 0

Para hacer bueno un 2-0 ante un Barcelona titular en el Camp Nou, es fundamental estar firme en defensa para aguantar las primeras acometidas de los azulgrana (no lo hizo el Sevilla), ser efectivos en las primeras ocasiones para hacer un gol que minara la fe de los anfitriones (tampoco lo hicieron los blancos, penalti incluido) y, ya como última instancia, corregirlo todo: la puerta se le reabrió con el gol de Arana, que lo dejaba a un solo tanto de la clasificación, pero con la zaga tan expuesta, ese canto a la impotencia que ayer fue Sarabia desplazado al lateral izquierdo y nadie que iniciara los ataques desde atrás, ya sin Banega, los sevillistas terminaron de hincar las rodillas. Mal Machín al prescindir de varios de sus puntales de salida en todo un Camp Nou y ante el mejor Barcelona –pareció corresponder a la cortesía de Ernesto Valverde en el partido de ida– y mal el soriano en el manejo del partido.

Defensa

Machín tiró de Amadou para intentar cortocicuitar a Messi entre líneas, ahí es nada. El argentino fue el mismo diablo de siempre recibiendo, girándose, buscando y encontrando líneas de pase, pues los desmarques a la espalda de los tres centrales eran continuos hacia dentro, como Rakitic en el 2-0, o hacia fuera sobre todo en el costado izquierdo, con las sempiternas subidas de Jordi Alba buscando el pase atrás ya en la línea de fondo. Amadou echaba de menos más ayudas en esa zona caliente.

Departamento de Infografía Departamento de Infografía

Departamento de Infografía

El fallo de Juan Soriano en el 3-0 fue definitivo, pues dejó groggy al equipo, que encajó el 4-0 acto seguido. Esos dos goles obligaron al lento trío de centrales a adelantar líneas y ahí Messi, con Jordi Alba y Luis Suárez, los arrollaron.

Ataque

Promes dio salida en la primera parte con Banega en apoyo. En la segunda fue Arana quien entró en diagonales. Roque Mesa hacía daño colándose por los pasillos interiores, como en el penalti que luego falló Banega. Con el Mudo y Ben Yedder (tarde) por Banega y Roque, el equipo se partió en dos.

Virtudes

Con todo, estuvo a un gol del pase hasta esas dos contras postreras.

Talón de Aquiles

Si con el vigor físico atrás y en la medular tan justito encima se dan regalos desde el banquillo y el punto de penalti, es imposible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios