Sevilla FC

La competitividad, la economía y el Covid, según Monchi

Monchi, en la Junta de Accionistas de 2019. Monchi, en la Junta de Accionistas de 2019.

Monchi, en la Junta de Accionistas de 2019. / Víctor Rodriguez

Monchi se sale del molde habitual. No de casualidad ha llegado a ser calificado como el Messi de la dirección deportiva, por la cantidad de rendimiento, económico y deportivo, que saca a un club con sus limitaciones como el Sevilla, que, por poner un ejemplo, opta junto gigantes como Bayern Múnich, Liverpool, Juventus, PSG y Real Madrid a los Globe Soccer Awards 2020. Y este martes, horas antes del duelo del Sevilla en Krasnodar buscando los octavos de final de la Champions, ha vuelto a dejar una prueba de que su visión, amplia y a largo plazo, es distinta a la medianía.

El director deportivo, en una entrevista a Radio Sevilla, ha tocado asuntos sustanciales sobre el fútbol, la economía, la competitividad y la crisis del Covid-19, desde un prisma muy amplio. Por ejemplo, al ser preguntado por el exceso del calendario nacional e internacional, y tras las quejas de entrenadores de primer orden, desde Julen Lopetegui a Jürgen Klopp, Pep Guardiola, Zinedine Zidane o Ronald Koeman, Monchi ha terciado saliéndose del carril de las críticas, ampliando la perspectiva.

"Los bares cierran a las seis de la tarde, los comercios cierran a las seis de la tarde. Hay mucha gente sufriendo esta crisis, mucha gente, mucha gente pasándolo muy mal. Nosotros somos unos privilegiados. Evidentemente no es lo ideal, pero qué le vamos a hacer. Hay mucha gente viviendo del fútbol y prefiero jugar cada 48 horas o 72 horas que no jugar y que la crisis deportiva arrastre a otras crisis. Se puede hacer mejor, se puede hacer mejor seguro. Pero tampoco podemos cargar el peso sobre instituciones que están haciendo lo que pueden. Hay hoteles cerrados, restaurantes, comercios... Y nosotros seguimos jugando al fútbol y vosotros seguís contándolo. Virgencita, déjame cómo estoy".

La economía es un factor clave en todo esto. Y la Champions, con su reparto desigual, desde una meritocracia que incentiva al mismo tiempo un crecimiento geométrica que menoscaba la igualdad competitiva, tiene un peso enorme. Monchi valoró por ejemplo cada victoria en Champions como "un tercio de los ingresos habituales por abonos, que en el Sevilla son de unos 12 millones de euros". "Una victoria en Champions, entre el fijo y el market pool, está en torno a tres millones y medio o tres seiscientos... Mira si es importante".

En este sentido, abundó en que los jugadores son conscientes de que sus altísimos emolumentos salen de unos ingresos fluctuantes que en este momento, esperemos que coyuntural, están en la parte baja de la curva. "El futbolista profesional, no el mío, cuando yo jugaba, que vivíamos en un mundo paralelo, el futbolista profesional de ahora cada vez es más consecuente y más consciente, es la palabra, de la realidad económica del club. Y evidentemente intuye que los importantes salarios que se pagan hoy en el fútbol tienen un origen, que es los ingresos del club. Y cada vez es más solidario, entre comillas la palabra solidario, con los números y las cuentas de los clubes. (...) Si nosotros conseguimos hoy la clasificación, que Dios quiera que sí, nos quedan dos partidos que, si son dos victorias son siete millones de euros. En el momento en que estamos, con la que está cayendo, tú me dirás...".

También habló de la competitividad, del gen competitivo del Sevilla. Y su respuesta explica esa continuidad de un club como el de Nervión instalado en la élite en este siglo XXI. "Los jugadores se cultivan y crecen compitiendo. Me conocéis desde hace años. Podríamos buscar mil millones de excusas de por qué, o por cuál. No, vamos a intentar seguir compitiendo al máximo y saber diferenciar en cada momento cuál es la exigencia. Y la exigencia hoy es ganarle al Krasnodar. Y si le ganamos al Krasnodar hay que ir con la misma exigencia el sábado a Huesca, porque es otra competición, no tiene nada que ver. Y luego contra el Chelsea, y luego contra el Madrid, y luego contra el Rennes... Así crecen los equipos que están acostumbrados a lograr cosas". 

Como última reflexión interesante, valoró el hecho de que en el partido de esta tarde (18:55) haya 10.000 espectadores locales. "Yo prefiero que haya público, aunque sea público rival. Al final una de las esencias del fútbol es el público, y por lo menos empezamos a intuir que la normalidad empieza a volver. También por la motivación de los jugadores, evidentemente".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios