Sevilla - Athletic | Análisis táctico Corrección táctica sin remate

  • l Lopetegui enmendó el error inicial de una forzada banda izquierda gastando dos cambios, pero siguió faltando gol y el mediapunta que rompiera al físico Athletic

  • Franco Vázquez salió tarde como para ofrecer la clarividencia que faltaba ante una delantera muy roma

SEV-ATH SEV-ATH

SEV-ATH / Infografía

Julen Lopetegui sigue mostrando con sus decisiones las fallas de una plantilla que el propio Monchi reconoció que no terminó de rematar, en su necesaria revolución, como le hubiera gustado. La escasa confianza en Escudero provocó que optase por una banda izquierda contra natura, con dos diestros como Koundé, por el sancionado Reguilón, y Óliver Torres, incapaz de superar la pegajosa y aguerrida presión del Athletic. La opción de Munir como delantero centro precisamente el día que enfrente había tres centrales terminó de obturar el ataque sevillista en la primera mitad, aunque, curiosamente, fueron Koundé y Munir los que propiciaron la llegada más clara, aunque el madrileño no atinó a rematar el pase raso desde la izquierda del francés.

En la segunda parte sí hubo un Sevilla dispuesto más lógicamente, a costa de gastar dos cambios, con un zurdo en la izquierda. La derecha tocó entonces a rebato, con Jesús Navas y Ocampos rompiendo en apoyos y centros hasta dar con el empate, que llegó en un gol en propia puerta ante la endémica falta de remate de este equipo. La corrección táctica al descanso le dio la vuelta a la dinámica del partido, pero siguió faltando remate y, cuando el Athletic ya se atornilló atrás, un mediapunta que desequilibrara por dentro.

De Jong fijó más la defensa rival, pero, salvo la ocasión de Munir que sacó entre los palos Yeray nada más escenificarse el giro táctico, ni ofreció remate ni una referencia digna de llamarse tal en una mediapunta carente de un faro que de verdad ilumine al equipo. Porque Banega y Joan Jordán estaban ocupados en hacer circular el balón de banda a banda para intentar desequilibrar por fuera... hasta que los centros se encontraban sin rematador, pese a los intentos de un Munir que no se cansó jamás de pelearse con los tres centrales. Franco Vázquez salió demasiado tarde para cubrir ese hueco.

Defensa

Koundé sufrió para sacar la pelota y proyectarse en ataque a pierna cambiada y la presión alta del Athletic hizo sufrir a toda la defensa. El francés, además, erró en el gol de Capa, del que perdió la marca. En la segunda mitad, el propio Fernando emergió como apagafuegos con coberturas y anticipaciones y ejerció de hombre libre con el giro táctico, entre Koundé, ya como central, y Diego Carlos. El Athletic apenas salió, aunque llegó alguna vez con peligro cuando superó la barrera de Jesús Navas, Joan Jordán, Banega y Escudero.

Ataque

Elegir a Munir como único punta ante un rival muy físico y muy ordenado fue un error. La elevada presión del Athletic impidió a Banega y Joan Jordán darse la vuelta y buscar superioridad por fuera. La corrección al introducir a De Jong y abrir la izquierda con Escudero careció de remate. Demasiados centros fueron a la nada o a los centrales del Athletic. De Jong, además, no supo colarla enviando al palo su único remate y a Munir, agotado, le faltó fuelle para aprovechar que ya no era el 9.

Virtudes

La capacidad para revolucionar un partido que tenía bien atado el rival.

Talón de Aquiles

Un once mal elegido, que obligó a gastar dos cambios al descanso, y la endémica falta de remate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios