El partido del Sevilla | Análisis

La lección del 'agrande' de espacios

  • La lentitud de las basculaciones ofensivas impidió burlar el repliegue intensivo del Alavés.

  • El Sevilla no buscó el lado opuesto jamás y su defensa en zona de la estrategia volvió a penalizarlo.

Informe táctico.

Informe táctico. / Departamento Infografía.

César Menotti acuñó el término en Argentina, Arrigo Sachi hizo un arte de ello en Italia y Héctor Cúper lo bordó en España... El achique de espacios fue en su momento un boom para los análisis futbolísticos, tratándose simplemente de una manera de llamar lo que en fútbol ha tratado hacer cualquier técnico en fase defensiva, cerrarle el paso a los delanteros rivales. En este Sevilla ayer la asignatura pendiente fue justo lo contrario, lo que se podría llamar el agrande de espacios, es decir, mover a un rival replegado como lo estaba el Alavés para que surgieran situaciones de uno contra uno con las que poder decidir con la mayor calidad de sus jugadores.

Pero para ello es necesario fundamentalmente unas basculaciones ofensivas más rápidas, cambios de orientación y, a más corto espacio, juego de paredes, descargas y pases al primer toque que no fue capaz el Sevilla de encontrar. En la época de Emery fueron muchos los rivales que llegaron de esta misma forma a Nervión, replegados con una línea de cinco y otra de tres que luego fue de cuatro con la clara intención de dejar pasar los minutos y esperar su momento en las transiciones.

Era entonces cuando el modelo del de Fuenterrabía tiraba de su variedad de recursos: atraer al rival a determinados metros llevando la fase de iniciaciación a un sector del campo para finalizar en zona opuesta, buscar fórmulas para sacar al rival de la cueva, incluso forzar pérdidas propias para robar en la salida del rival justo en su cambio de rol.

El Sevilla no tuvo recursos para hacer eso y Lopetegui no tuvo más imaginación que tirar del recién llegado (justo lo que quería la afición) para que Suso se metiera hacia dentro y Ocampos hiciera lo mismo en la banda contraria.

Además, otra vez la defensa en zona de las jugadas de estrategia le costó puntos al Sevilla, pues Joselu, al no tener marca asignada –como ningún jugador del rival– inició la jugada en solitario y la terminó igual, solo como la una.

Defensa

Lopetegui cubrió la baja de Diego Carlos con la entrada de Sergi Gómez, pero el problema del sistema defensivo de este equipo no es de nombres. Está sintiéndose incómodo cuando no refuerza el centro del campo porque su línea de atrás está, literalmente, cogida con alfileres. Con poco que haga el rival le genera problemas y ya lo comprobó Vaclik en el uno a uno claro que sacó ante Joselu.

Laterales indecisos y una pareja de centrales que no está cómoda, más allá de la interpretación de la defensa en zona de las jugadas de estrategia. Aunque eso es una apuesta del cuerpo técnico y habrá que respetarla, aunque nadie puede discutir que debe perfeccionarla.

Ataque

El Alavés cerró los espacios y no concedió metros. Las basculaciones laterales tras los robos fue lenta y no es la primera vez que ocurre. El juego de los dobles interiores de comienzos de temporada, una de dos, o no aparece o los rivales le han tomado la medida. Y el banquillo, a menudo amparado en el trabajo de De Jong, no tuvo recursos para mover la situación.

Virtudes

No se puede decir que el equipo no lo intentara con ahínco.

Talón de Aquiles

Defectos (las marcas, por ejemplo) indignos en un equipo profesional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios