Sevilla FC

El sprint obligado de Walter Montoya

  • El argentino lleva mes y medio sin competir y promete "sacrificio" para integrarse ya a su nuevo grupo.

Walter Montoya junto a Monchi y José Castro. Walter Montoya junto a Monchi y José Castro.

Walter Montoya junto a Monchi y José Castro. / José Ángel García

Walter Montoya hace promesas a corto plazo. Lo primero es integrarse con su nuevo equipo, sus nuevos compañeros y un entorno distinto, con otro clima diametralmente opuesto al que están disfrutando, o padeciendo, en el verano austral. En apenas unos días, el mediocampista argentino ha pasado de los 32 grados de Rosario a los 10 de Sevilla. Y de la preparación propia de la pretemporada al máximo tren competitivo. En Argentina se retoma el campeonato de Primera División este fin de semana, en su jornada decimoquinta, después de un parón estival de mes y medio. En la Liga, el torneo está en su cénit, recién iniciada la segunda vuelta. Todo será distinto para Walter Montoya, excepto un entorno con acento argentino.

El ex jugador de Rosario Central no ha competido desde que jugara, y perdiera, la final de la Copa Argentina frente a River Plate el pasado 15 de diciembre, un espectacular partido en el que remontaron los millonarios por dos veces para terminar ganando por 3-4 al conjunto que entrenaba el Chacho Coudet. Walter Montoya realizó un buen papel, luego descansó en la última fecha liguera antes del parón y a principios de enero se incorporó a la pretemporada, ya a las órdenes del nuevo entrenador de Central, el uruguayo Paolo Montero, que tiene entre sus ayudantes a un viejo conocido de la afición sevillista, el también uruguayo Chengue Morales.

Montoya posa con la equipación del Sevilla. Montoya posa con la equipación del Sevilla.

Montoya posa con la equipación del Sevilla. / José Ángel García

Montoya ni siquiera ha participado en los varios partidos preparatorios propios de la época estival, por lo que el trabajo que comenzó en la tarde de ayer, cuando ya fue arropado por la colonia de siete jugadores argentinos del Sevilla, se lo debe tomar muy en serio. Él, por su parte, promete llevar con absoluta disciplina ese proceso rápido de integración y puesta a punto física, aunque es improbable que tenga el mismo tono físico y el mismo ritmo competitivo que sus nuevos compañeros, más allá de la lógica diferencia entre un fútbol y otro.

Casi sin que se le preguntara por ello, Walter Montoya ahondó en esa necesidad de adaptación: "Juego de volante por la derecha, puedo jugar más por el medio o por afuera, me siento cómodo igual. Soy rápido y me gusta ir para delante siempre. Eso por un lado, después el objetivo primero es integrarme rápidamente al plantel con los chicos, con los compañeros. Trabajaré para poder ganarme un lugar en el equipo, es el primer objetivo que me pongo".

Monchi justificó su llegada por la ausencia de un futbolista así: "Era una de las fisuras que podía tener la plantilla, un jugador de más recorrido, de ida y vuelta, pensando también en el futuro".

El joven jugador, "feliz y contento" por llegar a "un grande de Europa", dejó alguna incertidumbre sobre su adaptación al fútbol español, más rápido y vertical que el de su país. "El fútbol argentino también se juega mucho a lo físico. Con pelota puede llegarme a costar un poco, pero en lo físico es muy dinámico y explosivo, tampoco hay en Argentina mucho espacio. Después, con pelota acá puede ser el fútbol más distinto. Tengo que ver cómo juega el técnico y qué quiere. No hay tan gran diferencia con Argentina. Allí hay mucho roce, se pegan bastante".

Eso sí, con Coudet el juego de Rosario Central era vistoso, de ir al ataque con alegría, según dijo: "Con el anterior técnico en Central nos gustó jugar mucho con la pelota antes que correr y correr. Se dio bien y eso nos puede dar una ventaja". "Está visto lo que es el Sevilla y lo que está demostrando el Sevilla. Tiene un gran equipo, un gran plantel de grandes jugadores, son muy buenos, de selección", aseguró Montoya, el séptimo argentino del Sevilla tras Pareja, Mercado, Kranevitter, Correa, Franco Vázquez y Vietto. "Me encuentro con grandes jugadores y eso me va a ayudar para aprender de cada uno de ellos, porque también hay muchos jugadores con experiencia y por ahí también me va a ayudar, porque tengo 23 años recién. Voy a tratar de aprender en el día de ellos y del técnico", dijo el recién llegado. Más difícil que al entorno será la adaptación a la competición. Su aceleración es más que obligada...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios