Fichajes Sevilla FC El devaluado Sevilla post Monchi

  • La mayoría de las inversiones de sus dos sucesores, Óscar Arias y Joaquín Caparrós, han reducido su valor en el mercado

Aleix Vidal, Munir y Banega, tres casos contradictorios en su evolución en el mercado. Aleix Vidal, Munir y Banega, tres casos contradictorios en su evolución en el mercado.

Aleix Vidal, Munir y Banega, tres casos contradictorios en su evolución en el mercado. / Victor Rodríguez

La fama mundial de Monchi como uno de los mejores directores deportivos del mundo no se atiene sólo a sensaciones. Quizá la aventura de dos años del de San Fernando en Italia no ha tenido el reconocimiento merecido en la Roma, aunque el gestor dejó el hito de unas semifinales de Champions con una heroica remontada sobre el Barcelona y un superávit en el balance de ventas que no fue suficientemente valorado.

Pero la celebridad de Monchi obedece más que nada a sus logros en el Sevilla, donde aparte de los títulos conquistados en un club que llevaba sesenta años sin tocar plata, la revalorización de las inversiones y las ventas de jugadores que multiplicaron por diez, por veinte y hasta por cuarenta la inversión le dieron una dimensión de estrella mundial en los despachos. Y en el Sevilla esto se puede comparar tomando como referencia los dos años en que no ha estado y la cotización en el mercado de los fichajes que llegaron de la mano de sus sucesores, Óscar Arias y Joaquín Caparrós.

Según los criterios de mercado de la web especializada Transfermarkt, hay un grandísimo salto entre la valoración que han adquirido las últimas incorporaciones de la última temporada de Monchi en el Sevilla (tipo Ben Yedder o Sarabia) y las inversiones que han venido tanto en la pasada temporada como en la presente, salvo muy contadas excepciones.

Centrándonos en la actual campaña, en la que el equipo que formaban Joaquín Caparrós, Carlos Marchena y Paco Gallardo llevaron la voz cantante en el asunto de los fichajes, todos los jugadores que llegaron este verano han visto devaluado su precio de mercado salvo Vaclik y Sergi Gómez, que han crecido en su cotización. Y de los firmados en enero, Munir también ha crecido. El defensa catalán apenas costó 5 millones y hoy su valor en el mercado es de 10, mientras que el precio de Vaclik hoy sería de 18 millones, siempre según los indicadores (orientativos) de Transfermarkt, que cifran en 9 millones el valor actual del hispano-marroquí, que apenas costó un millón por deferencia del Barcelona de dejarlo salir cuando ya se había comprometido para la próxima temporada.

Claro que no se puede decir lo mismo de otros. Roque Mesa se mantiene casi en el mismo valor de cuando llegó, 7 millones. Sin embargo, Gnagnon, Amadou, Aleix Vidal y Promes se han devaluado. El central francés, que llegó por más de 12 millones de euros, hoy vale 7,5; el mismo valor tiene actualmente Amadou, que ha visto bajar a la mitad los 15 millones que el Sevilla pagó al Lille. A más de la mitad de su inversión también se encuentra el valor actual de Aleix Vidal, 5 millones, habiendo costado el pasado verano 10 millones, a lo que había que añadir un millón más para su agente. Promes, por su parte, segundo fichaje más caro de la historia del Sevilla al pagar 21 millones al Spartak de Moscú, valdría ahora 18.

Con respecto a futbolistas que llegaron a Nervión la pasada temporada llama la atención la devaluación que han sufrido jugadores como Nolito, cuyo valor actual sería de 3 millones cuando el Sevilla pagó 9 al Manchester City más una de las fichas más altas de la plantilla. Arana, que supuso una inversión de 11 millones por el 80% del pase, tiene una cotización de sólo 3 millones. El precio de Kjaer también ha bajado de los 13,7 que costó a los 10 que valdría ahora en un hipotético traspaso, mientras que mucho más escandalosa es la depreciación que ha sufrido Luis Muriel, el que todavía es el fichaje más caro de la historia. Su valor actual, según Transfermakt es de 10 millones (una cifra cercana a la opción de compra que tiene la Fiorentina), pero en su momento el Sevilla pagó 22 millones de euros.

Todo ello contrasta con lo que hoy valen jugadores de la plantilla sevillista que llegaron de la mano de Monchi. El más llamativo es Sarabia, que ha subido hasta cien veces su cotización. El madrileño llegó por 400.000 euros y hoy, de no ser por su cláusula de rescisión –en el debe de Arias y Caparrós está el no haberlo renovado en estos años–, tendría un valor de 40 millones. Ben Yedder vale 35 (costó 9), Banega vale 20 millones (aunque llegó en su segunda etapa con Arias) y Franco Vázquez ha subido, aunque poco, su cotización, valiendo ahora 14 millones cuando supuso una inversión de 12,5.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios