Copa del Rey | Sevilla-Real Madrid

Con el disfraz de cordero

  • El Sevilla recibe al Real Madrid en un partido que parece un trámite con la oculta intención de buscar el milagro imposible.

  • Rotaciones en ambos equipos ante la 'final' del domingo.

Rami, que estará liderando en la zaga, y Nasri, que podría partir del banquillo, en el ensayo previo. Rami, que estará liderando en la zaga, y Nasri, que podría partir del banquillo, en el ensayo previo.

Rami, que estará liderando en la zaga, y Nasri, que podría partir del banquillo, en el ensayo previo. / Juan Carlos Vázquez

El Sevilla afronta un partido raro. La contumacia caprichosa de los sorteos quiso que coincidiera la vuelta de la eliminatoria copera frente al Real Madrid con el duelo liguero entre ambos, en el mismo escenario además. Y el resultado de la ida de estos octavos de final de la Copa del Rey, ese abultado 3-0 encajado por el equipo de Jorge Sampaoli en una primera parte nefasta, tanto del equipo como de Mateu Lahoz, le da más apariencia de trámite al partido aún. El propio Sampaoli le echó un poco de agua al partido al reconocer la trascendencia de la cita liguera y calificarla incluso de pequeña final. La configuración de la convocatoria por parte de ambos entrenadores, dejando en la reserva a varios de los titulares indiscutibles, no ayuda tampoco a tomarse muy en serio el encuentro. Sin embargo, en el fútbol suelen pasar cosas raras de vez en cuando, y que pase en este raro partido una rareza de ésas es la esperanza oculta del Sevilla y el sevillismo.

Para que se dé la proeza de levantar ante este Real Madrid con tantísima pegada y tantísimo gol un 3-0 la escuadra de Sampaoli quiere meterse como pueda, aunque sea con calzador, en el disfraz de cordero. Relajar el partido, aguarlo como hizo el técnico en la previa de algún modo, de forma taimada, engatusar a un rival que también se juega muchísimo el domingo y que también se toma la cita copera como un incómodo trámite copero... Éste debe ser el camino, aunque luego el fútbol, como siempre, dejará las especulaciones y las teorías en agua de borrajas. Es parte de su ley, como lo es que cuando menos se espera puede saltar la sorpresa... porque 90 minutos dan para mucho.

Posibles alineaciones. Posibles alineaciones.

Posibles alineaciones.

Para intentar animar a los suyos desde el club nervionense se ha creado una iniciativa para que circule en las redes sociales con el lema Yo creo, con un vídeo motivados anejo. Monchi participó de la misma con ese mensaje: "Porque lo imposible hace tiempo que ya lo hicimos posible y porque en nuestro ADN va ir contra lo normal y sublevarnos ante lo usual: #Yocreo". Y acompaña el mensaje en Twitter con una foto del equipo abrazado ante el graderío de Nervión y mirando hacia la valla donde pone "dicen que nunca se rinde". Evidentemente, apelar a la épica es obligatorio, es la única forma de animar un poco al personal para que, si el partido se pone a favor, haya un clima de remontada que, en los días previos, no ha existido en ningún momento.

De 86 citas entre Sevilla y Madrid en Nervión, sólo tres veces ganó por 4-0 o más

Tiene su lógica esa frialdad por parte del sevillismo y el entorno del club que algunos intentan corregir con esos mensajes de ánimos. El Sevilla necesita igualar un 3-0, y que el Madrid no marque, para forzar al menos una prórroga. Los precedentes históricos son desalentadores. Por ejemplo. En 72 partidos en Primera División en Nervión o el Sánchez-Pizjuán ante el Real Madrid, el Sevilla sólo logró dos resultados que darían el pase: 5-0 en la temporada 46-47 y 4-0 en la 50-51. Incluso la mayor proeza sevillista ante los merengues en casa en este siglo, aquella goleada del Sevilla de Caparrós al Madrid de los galácticos por 4-1, tampoco serviría. Sumando a estos partidos ligueros los de los 13 precedentes de Copa más uno de Copa de Europa, hay un total de 86 partidos de los que sólo tres depararon un resultado óptimo: hay que sumar el de las semifinales de la 54-55 en la que el Sevilla de Helenio Herrera goleó por 5-0 al Madrid de Villalonga. Tres de 86...

Contra esa fea estadística y contra el exceso de cautela debe luchar un Sevilla que, por otro lado, es lógico que esté engolosinado con la cita del domingo por su enorme trayectoria liguera. Más aún si cabe desde que ascendió el domingo por la noche a la segunda posición de la tabla después de que el Barcelona salvara un punto in extremis en Villarreal. La posibilidad de verse segundo más la opción de colocarse a un punto del líder condiciona también muchísimo la cita de hoy. De hecho, Sampaoli ha dejado fuera de la convocatoria a Mariano, N'Zonzi y Franco Vázquez, tres de sus hombres de más confianza.

Esta señal es clara, como que Zidane no convocase a Cristiano Ronaldo ni a Modric. Ambos estarán velando armas para lo del domingo por la noche. En el ínterin, llega esta cita copera convertida en trámite por aquel mal planteamiento unido al pésimo arbitraje de Mateu. Gana el Madrid 3-0 y sólo cabe la épica. Parece quimérico, pero fútbol es fútbol. ¿O no?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios