Sevilla FC - Krasnodar | UEFA Europa League ¿Y cómo se mira para otro lado?

  • El Sevilla, frente a su primera final en mitad del avispero generado por sus gestores.

  • Aislarse y ganar, clave.

Jesús Navas, a la derecha, es la gran novedad y a la vez la duda en el once inicial ante el Krasnodar. Jesús Navas, a la derecha, es la gran novedad y a la vez la duda en el once inicial ante el Krasnodar.

Jesús Navas, a la derecha, es la gran novedad y a la vez la duda en el once inicial ante el Krasnodar. / Manuel Gómez

Tanto criticar a la prensa de intentar provocar inestabilidad dudando de la planificación en verano y las caretas se caen precisamente dos días antes de la primera final del proyecto. No podrá culpar esta vez Pepe Castro a ningún periodista de echarle al público encima y animarlo a pitar al palco en la previa de un partido. Esta vez puede que el desprecio y el abucheo, de los más sonoros que se hayan podido escuchar en setenta años en el Ramón Sánchez-Pizjuán, se lo hayan ganado por méritos propios los rectores de esta entidad ellos solitos con sus actos, sus engaños y también, por qué no, su cobardía.

Todavía queda tela por cortar y por ver cómo acaba ese partido con la negociación de venta conjunta a inversores extranjeros destapada en la Junta de Accionistas, puede que la final más importante que vaya a librar el Sevilla en su historia. Y mientras, se pide que la afición se olvide de todo y apoye a un equipo que hoy necesita la victoria más que nunca esta temporada ante el Krasnodar ruso.

Y claro que lo va a hacer. El sevillismo ha demostrado durante muchos años que su inteligencia (aunque algunos lo crean fácil de engañar y manejar) y señorío están muy por encima de cuatro ancianos con dinero queriendo dejar colocados a sus herederos.

¿Pero cómo se mira para otro lado en estos casos? El Sevilla se juega esta noche ante el Krasnodar su futuro inmediato deportivo y también una parte importante del económico, ese aspecto que no querrá pasar por alto el que venga supuestamente a poner dinero para engrandecer aún más un club que ha tenido un crecimiento espectacular en las últimas temporadas, hablando en plata, la miel que ha atraído a las moscas.

ALINEACIONES PROBABLES ALINEACIONES PROBABLES

ALINEACIONES PROBABLES / Departamento Infografía

Los profesionales tendrán la tarea de meter al Sevilla en los dieciseisavos de final de la Europa League entre bronca y bronca. Así de claro. Porque está cantado que el sevillismo alzará su voz contra el palco antes del partido, en el descanso y una vez acabe. Es, desde luego, lo mejor que le puede pasar el Sevilla en una cita que, esta sí, es a todo o nada. El equipo de Machín necesita ganar para pasar y no depender de nadie. Si lo hace será primero de grupo, si no, tendrá que estar a expensas de lo que haga el Standard de Lieja ante el colista y desahuciado Akhisar para no verse fuera de la siguiente ronda, lo que sería otra decepción que se sumaría al disgusto que ya se llevó el sevillismo el pasado lunes en el hotel Meliá Los Lebreros.

Como es su cometido, Pablo Machín ha tratado de mentalizar a sus jugadores para que se aíslen de la atmósfera crispadísima que van a encontrar en el Ramón Sánchez-Pizjuán, pero eso es algo que debe ser fácil de decir y no tan sencillo de llevar a cabo. Máxime cuando además es el primer partido en el que los blancos se enfrentan a un proceso eliminatorio. Esa presión hay que ver cómo se acaba asimilando en un grupo que está sorteando dificultades constante y casi diariamente y que, pese a ello, está obteniendo unos resultados modélicos en la Liga.

No puede decirse lo mismo de la competición en la que nos encontramos. La situación a la que llega hoy el Sevilla (la deportiva) se ha producido por la irregularidad que ha ido mostrando desde que empezó la fase de grupos. Capaz de lograr dos goleadas que entraron en la historia como las más amplias en competición europea en la historia del club, también lo ha sido de espantosas carreras al callejón, que llegaron en los tres desplazamientos, a Rusia, a Bélgica y también a Turquía, donde un penalti que se fabricó el Mudo Vázquez casi con el tiempo cumplido salvó los muebles de una manera milagrosa. Estaríamos hablando hoy de otra historia muy distinta, con Caparrós probablemente como centro de las iras, de no haber ganado el Sevilla aquel encuentro que tanto se complicó ante el Akhisar después de ponerse 0-2 por delante.Y el peaje de todo eso lo paga hoy la tropa de Machín, que tendrá que aprobar un exigente examen precisamente cuando más ruido hay alrededor.

Ayuda, o debería hacerlo, la vuelta de Jesús Navas después de varias semanas en el dique seco a causa de ese gemelo que ya a su edad cíclicamente le va dar la lata, pero resta notablemente la ausencia de un jugador clave, quizá el más determinante junto a Ben Yedder. La absurda expulsión de Sarabia ante el Standard de Lieja fue un tiro más en el pie de los tres o cuatro que se ha dado este equipo en su camino hacia las rondas eliminatorias de la Liga Europa.

Nadie duda de que uno se lo han dado sus propios dirigentes con la situación creada, que tan importante es presumir de marcha en la Liga y de fichar a Andre Silva como reconocer el cisma generado. A ver cómo sale de ésta primero el equipo, y luego el club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios