Sevilla FC

El momento de dar el salto

  • El sueño de equipararse de verdad a los grandes está más cerca que nunca en una temporada en el que Barça y Real Madrid, ambos a un punto, están en un año ‘tonto’

Monchi y Lopetegui, en el entrenamiento de ayer. Monchi y Lopetegui, en el entrenamiento de ayer.

Monchi y Lopetegui, en el entrenamiento de ayer. / Juan Carlos Vázquez

Es el sueño del triunvirato que forman Monchi, José Castro y José María Cruz –casi que por ese orden–, lo que llevan aproximadamente un año anunciando en sus comparecencias públicas y que, en algunos momentos, ha sonado a brindis al sol.

El momento de dudas que atraviesan Real Madrid y Barcelona, que en la Liga están sólo un punto por encima del Sevilla, alienta el sentimiento de ilusión y ambición que marca el ritmo desde hace tiempo en todos y cada uno de los estamentos de la entidad nervionense.

El equipo que dirige Julen Lopetegui rezuma unas sensaciones excelentes. Con seis triunfos consecutivos tras la victoria del pasado martes en el estadio de los Juegos Mediterráneos ante el Almería, el Sevilla quiere dar el paso definitivo. Las declaraciones del presidente justo tras consumarse la clasificación para las semifinales de la Copa fueron un nuevo brindis a un futuro de éxito, pero no faltaba en nada a la verdad. “Los jugadores van a por todas en los tres torneos. En la Champions, en la Liga, donde estamos en los puestos Champions que queremos gracias a Dios, y en la Copa. Tenemos que ir por todo. Se nos presentan unas jornadas extraordinarias e interesantes en las que tenemos opción a todo”, decía Castro después de que un gol de cabeza de Ocampos metiera la bola del Sevilla en las semifinales del torneo copero.

Los sevillistas acumulan los mismos partidos ganados que madridistas y azulgranas, doce, y sólo la extraordinaria marcha del Atlético de Madrid de Simeone aleja a los de Lopetegui de la cabeza de la tabla.

Por tanto, no era tan descabellado pensar, como han augurado varias veces tanto Monchi como José María Cruz, ambos directores generales, que el Sevilla está en condiciones de ganar una Liga en cualquier momento en que los grandes no tengan su año. En una crisis interna en la que lo último que ha estallado ha sido el sueldo de Messi, con un entrenador casi recién llegado como Ronald Koeman que se ha convertido en el apagafuegos y unas elecciones a la presidencia pendientes, la situación del Barcelona no es la más idónea.

Y algo parecido ocurre en el Real Madrid, con frentes espinosos abiertos como el futuro de Sergio Ramos y una renovación de una plantilla envejecida que no se acaba de producir.

En circunstancias normales cualquier temporada lo lógico es que un club con 700 millones de presupuesto dé tres pasos y adelante a los sevillistas por la derecha, pero la ilusión y la esperanza de los dirigentes nervionenses es aprovechar uno de estos años “tontos” de los grandes.

El Sevilla necesita varias temporadas más y hacerse un fijo en la Champions para adquirir el músculo financiero necesario para estas empresas, pero la entidad ya ha demostrado que ha subido un peldaño importante con gestos como los de rechazar ofertas muy importantes por algunos de sus jugadores, como Koundé o En-Nesyri, aspectos que es verdad que serían inalcanzables fuera de la Champions.

El Sevilla ya es el octavo club europeo tanto por coeficiente UEFA como por resultados en 2020 y lo que le resta un poco de valor a todo esto es que entre estos siete que están delante de los nervionenses hay tres clubes españoles, Barcelona, Real Madrid y Atlético.

El club siente que ha encontrado a la figura perfecta en la persona de Lopetegui para liderar el proyecto del salto definitivo, tiene en Monchi al rey Midas sobre el que construir todo lo que se proponga y el gaditano tiene el mando absoluto de todo lo que pasa en el club desde el despacho más alto al último almacén del material o de jardinería. Todo es cuestión se creérselo un poco más y, por qué no, también de un golpe de suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios