Sociedad

La Iglesia también recurre a sus youtubers para conectar con los jóvenes

  • Ávila acoge el primer encuentro de influencers católicos en las redes, uno de los objetivos del Año Jubilar Teresiano

El youtubers Patxi Bronchalo conversa en el encuentro con otros participantes. El youtubers Patxi Bronchalo conversa en el encuentro con otros participantes.

El youtubers Patxi Bronchalo conversa en el encuentro con otros participantes. / Efe

Ver a un sacerdote con sotana grabando un acto y pertrechado de un teléfono móvil con la imagen de Juan Pablo II, puede resultar llamativo en los tiempos que corren, aunque cada vez menos en un mundo copado por las nuevas formas de información y comunicación. 

Consciente de ello, desde la Iglesia se intenta "conectar" con los jóvenes a través de las nuevas tecnologías, de ahí la celebración hoy en Ávila del primer "Encuentro de youtubers católicos", incluido dentro del programa de actos del primer Año Jubilar Teresiano. 

Uno de los objetivos de esta iniciativa, según una de sus impulsoras, Auxi Rueda, responsable de Comunicación del Obispado de Ávila, consiste en poner en valor las posibilidades de este canal de comunicación para "evangelizar y conectar con la gente joven". 

Se trata de una cita que  no pretende ser formativa sino servir para "crear familia" entre la comunidad de youtubers católicos, de manera que se "pongan cara" y se "desdigitalicen", ha comentado a Efe Rueda. De forma presencial participan en el encuentro 23 youtubers procedentes de toda España, además de una quincena que realizará el seguimiento de lo que en este foro se aborde desde ocho países: Ecuador, Corea, Estados Unidos, Italia, México, Perú, Argentina y Colombia. 

El youtuber Antonio María Domenech se graba durante el encuentro. El youtuber Antonio María Domenech se graba durante el encuentro.

El youtuber Antonio María Domenech se graba durante el encuentro. / Efe

Uno de ellos, Antonio María Domenech, un sacerdote catalán de 40 años que ejerce su misión pastoral en cuatro pequeños pueblos de Cuenca, puso en marcha su canal de Youtube hace un año y nueve meses, teniendo en la actualidad más de 2.000 suscriptores que se concentran fundamentalmente en Cuenca, Barcelona y México. 

Pese a sus escasos conocimientos de informática, Domenech hizo caso a su padre, Manuel María, que como experto en la materia le dijo que "tenía que aprovechar" las nuevas tecnologías para "dar catequesis, cursillos prematrimoniales y acercar el evangelio a la gente, allí donde esté". 

Tras señalar que "no es que la Iglesia esté lejos de los jóvenes", Antonio María Domenech ha reconocido que hoy en día "muchos jóvenes están en la red" y en su opinión hay que aprovechar esta circunstancia, ya que Youtube es "la red social de más futuro y proyección". 

Entre las claves de un buen youtuber católico, Doménech plantea las de que "debe decir la verdad" de forma "clara y breve", ya que la juventud "tiene capacidad de concentración en poco tiempo". "Hay que saber explicar poco a poco y con paciencia, porque el Señor daba grandes sermones, pero también consejos cortos", ha explicado. 

Por su parte, Patxi Bronchalo, párroco en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Valdemoro (Madrid), también cuenta desde hace dos años con un canal en youtube que actualmente suma cerca de 2.000 seguidores. 

Según ha señalado, puso en marcha su propio canal porque le gusta "el mundo youtube" y porque cuando quiere aprender busca "tutoriales". 

"Si la gente está en youtube y a ti te gusta youtube, por qué no compartir en youtube y hablar de la vida, haces algún tutorial de formación y alguna cosa chula", ha explicado Bronchalo sobre el origen de su propio canal, que desde su punto de vista constituye "un cauce para mandar un mensaje de fe y esperanza". Según ha señalado, "el corazón humano es el mismo hoy que hace 100 o 2.000 años", de ahí que a su juicio, "el mensaje del Señor no esté anticuado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios