Sociedad

Las medidas de control y la presión asistencial han agravado el estado de los enfermos crónicos

Un profesional sanitario en la zona Covid de un hospital. Un profesional sanitario en la zona Covid de un hospital.

Un profesional sanitario en la zona Covid de un hospital. / Efe

Lo han avisado los médicos desde el inicio. Uno de los principales problemas de la pandemia desde el punto de vista clínico no es sólo la alta mortalidad asociada a la infección del coronavirus, sino las consecuencias de agravamiento en la salud de los enfermos crónicos -llegando a la muerte- que están viendo pausadas o retrasadas la atención en los centros hospitalarios. Este aspecto, que era de esperar a tenor de la presión asistencial sufrida por los hospitales durante estos nueve meses, ha sido confirmada esta semana por un estudio publicado por la Academia de Salud de Austria.

La carga adicional de las UCI con enfermos de Covid-19 y las restricciones impuestas a la población para frenar la pandemia han provocado también un aumento del número de muertes por otras enfermedades, revela una investigación que compara los parámetros de salud entre varios estados miembros, y que indica que España se ha visto especialmente afectada por esta situación.

La mortalidad no relacionada con el coronavirus -continúa el estudio- aumenta de media un 4,1% cuando la ocupación de las UCI sube en un 10% y cuando se ponen en marcha severas medidas de contención para controlar la pandemia. Esto significa en el caso de España unas 330 muertes adicionales por semana con respecto a la misma semana del año anterior.

Pero la situación epidemiológica y el nivel de saturación de las UCI no ha sido idéntica en los países comparados: España, Italia o Francia, por ejemplo, vivieron en la primera oleada de la pandemia una situación más acuciante que Alemania o Austria, que no llegaron a saturar la capacidad máxima de sus UCI.

Para Christopher Singhuber, uno de los autores de la investigación, "es sorprendente que España haya tenido una tasa de mortalidad no debida al Covid-19 significativamente más alta que la de otros países". En la semana de mayor mortalidad de la pandemia -del 28 de marzo al 14 de abril-, más del 50% del exceso de mortalidad no estaba relacionado con el Covid-19, destaca en un breve comunicado recogido por Efe.

Sobre esta cuestión, el ex director de Sistemas de Salud de la OMS, Rafael Bengoa, advirtió ayer de que si el Covid-19 sigue retrasando la atención de patologías crónicas, "muchas de ellas no se van a poder recuperar" y "habrá más muertes", citó Europa Press.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios