Starlink ¿Qué fueron las luces que se vieron en Sevilla anoche?

Sociedad

El tabaco no solo envenena nuestro pulmones: también el planeta

El tabaco no solo envenena nuestro pulmones: también el planeta

El tabaco no solo envenena nuestro pulmones: también el planeta

La OMS ha publicado un documento denominado Tabaco: envenenado nuestro planeta, donde muestra el problema que le supone al planeta y a las personas la industria del tabaco. Se trata de una demanda hacia una industria que cada año provoca daños en el medio ambiente

En la sociedad se sabe que el riesgo primario de la industria tabacalera es el de la salud humana, debido a su excesivo consumo, además de la adicción que genera. Pero también no hay que olvidarse del daño que hace todo su proceso: plantación, fabricación y producción.

Es una industria muy contaminante para la atmósfera y la vegetación de los territorios. Para el ser humano es perjudicial en un doble sentido, en su consumo y en su producción, con la emisión de CO2.

Según los registros del Sistema Español de Inventario de Emisiones, en 2017 (último año del que se muestran datos) se determinan que los contaminantes del cigarrillo son óxidos nitrógenos, monóxidos de carbono, los compuestos orgánicos volátiles sin metano, amoníaco, partículas PM10, PM2.5, cadmio, CO2, zinc y los hidrocarburos aromáticos policíclicos. Todos ellos provocan daño en la atmósfera y en la capa de ozono, y por consiguiente, a nosotros también. 

Con datos de la Organización Ocean Conservancy el hecho de tirar cigarros puede contaminar hasta 50 litros de agua potable, debido a sus componentes tóxicos. Y casi entre el 30 y 40% de las colillas de cigarro representan los residuos recogidos en actividades de limpieza de las ciudades y de la costa. 

La OMS aporta unas cifras impactantes acerca de esta contaminación. Cada año, esta industria le cuesta al mundo más de 8 millones de vidas humanas, 600 millones de árboles, 200 000 hectáreas de tierra y 22 000 millones de toneladas de agua, y genera 84 millones de toneladas de CO2. Además deja una huella de carbono muy importante ya que al año produce una quinta parte del dióxido de carbono producido por el sector más contaminante, el aeroespacial. 

Pero los cigarrillos no solo llevan la planta del tabaco, también otros de sus componentes son: alquitrán, nicotina, metano y los microplasticos en sus filtros. Estos últimos los hace extremadamente contaminantes en el proceso de desecho. Y como no se produce un correcto reciclado de ellos, desgraciadamente llenan mares y bosques contaminante convirtiéndolos en al segunda forma más alta de contaminación plástica en el mundo.

¿Quién se hace responsable de este desastre medioambiental?

Según la OMS, los costes de intentar limpiar esta contaminación medioambiental recaen en los ciudadanos, no la industria que lo provoca. También los que peor salen parados son los ciudadanos de los países más pobres que se ocupan de la primera parte de la producción. Además los países a los que más les cuesta la situación son: China unos 2600 millones de dólares, seguido de la India con unos 766 millones. El costo para el Brasil y Alemania asciende a más de US$ 200 millones.

En cambio países como España y Francia se desocupan de esta limpieza según sus respectivas legislaciones para que sean las industrias las que se ocupen de ello. Este es un punto de partida para que otros países se sumen. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios