Investigación

Un estudio apunta que las vacunas de Moderna y Pfizer son algo menos eficaces contra las variantes británica y surafricana del coronavirus

  • Esta es una de las principales conclusiones de un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Rockefeller de Nueva York y publicado en 'Nature', pendiente de revisión

Una enfermera muestra un vial de la vacuna de Pfizer. Una enfermera muestra un vial de la vacuna de Pfizer.

Una enfermera muestra un vial de la vacuna de Pfizer. / Efe

Las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech son "ligeramente menos eficaces" contra algunas de las variantes del SARS-CoV-2, en concreto las aparecidas en Reino Unido y Sudáfrica, por lo que podría ser necesario actualizarlas periódicamente para evitar una posible pérdida de eficacia clínica.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio publicado en la revista Nature (pendiente de revisión) y liderado por investigadores de la Universidad de Rockefeller de Nueva York, en Estados Unidos.

Según los experimentos realizados a partir de muestras de 20 individuos, la actividad neutralizadora de sendas vacunas de ARNm (ARN mensajero) se reduce por un pequeño margen contra las variantes del coronavirus que comparten la mutación N501Y (prevalente en el Reino Unido y Sudáfrica) y la que tiene la E484K (mutación presente, entre otros, en la variante surafricana).

Para llegar a sus conclusiones, Michel Nussenzweig y sus colegas recogieron muestras de sangre de 20 individuos que habían recibido las dos dosis de la vacuna de Moderna (14 personas) o de la vacuna de Pfizer-BioNTech (6 personas).

Los autores constataron primero que ambas conducían a la producción de anticuerpos neutralizantes y observaron, además, que los individuos inmunizados con cualquiera de las dos vacunas producían anticuerpos estrechamente relacionados y casi idénticos.

Después, para determinar si estas funcionaban contra las variantes circulantes, los investigadores probaron las muestras de plasma de los 20 individuos contra virus que habían sido modificados para expresar una de las diez mutaciones de la proteína S del SARS-CoV-2 -la proteína que usa el virus para entrar en la célula-. Éstas incluían las mutaciones N501Y, E484K y K417N, una combinación de las tres; el equipo constató que la actividad neutralizadora contra estas variantes se reducía entre una y tres veces.

"La actividad contra estas variantes se redujo en un pequeño margen pero significativo", así que puede ser necesario actualizar las vacunas y vigilar la inmunidad para compensar la evolución del virus, concluyen los autores.

No es la primera vez que un estudio habla del grado de efectividad de las vacunas contra las variantes del SARS-CoV-2. Esta misma semana, en Nature Medicine aparecía otro estudio que demostraba -también con muestras de 20 individuos vacunados- que la de Pfizer puede neutralizar tres variantes del SARS-Cov-2, aunque esta capacidad "fue ligeramente inferior" frente a la mutación E484K.

El equipo de la Universidad de Texas responsable de este trabajo mencionó asimismo que la permanente evolución del virus "exige un seguimiento continuo" de la eficacia de la vacuna para las variantes emergentes.

La revista Science se hizo eco también de una investigación sobre la eficacia de este preparado, esta vez con muestras de 40 personas, en la que concluía que la vacuna de Pfizer es en gran medida eficaz contra la variante británica; los investigadores aseguraron no haber encontrado pérdida de protección inmunitaria contra esta variante en comparación con la de la original de referencia (Wuhan).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios