Violencia machista

La violencia machista ha dejado huérfanos a 194 menores desde 2013

  • La Fundación Mujeres critica que estos niños reciben una respuesta institucional "escasa e insuficiente"

  • La mayoría de ellos reciben 190 euros, la cuantía mínima de pensión, o nada

Comentarios 1

Un total de 194 menores han perdido a sus madres a causa de la violencia de género desde 2013, incluidos los ocho niños y niñas que se han quedado huérfanos por esta lacra en lo que va de 2018 y sufren una respuesta institucional "escasa e insuficiente".

Lo asegura la Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla en el segundo informe anual que elaboran sobre los huérfanos que deja la violencia machista y que presentaron ayer en una rueda de prensa, si bien el lunes harán una exposición más extensa en el Senado.

Aunque hace seis meses que se alcanzó el Pacto de Estado, no se ha hecho nada"

Según el avance del informe, desde 2005 se han producido unos 570 asesinatos de mujeres que han dejado menores huérfanos -el 70% de las víctimas mortales tenía hijos- y que representan familias que necesitan apoyo o que, en su momento, lo habrían necesitado.

Los datos indican que en 2013 -año en que pasaron a formar parte de las estadísticas oficiales- 42 niños menores perdieron a su madre por la violencia machista, en 2014 fueron 41; en 2015, 51; en 2016, 26; la misma cifra que en 2017 y en lo que va de 2018 (hasta el 30 de abril) son ocho.

También recopila los datos acerca de los huérfanos mayores de edad, que suman 142 desde 2013, año en el que se contabilizaron 33, mientras que en 2014 fueron 51; en 2015, 27; en 2016, 31; en tanto que en 2017 no hubo ninguno y en lo que va de este año tampoco.

Presentado por la directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, y por el marido de Soledad Cazorla, la primera mujer de Sala contra la Violencia sobre la mujer y promotor del Fondo de Becas, Joaquín Tagar, el informe asegura que existe "un gran desconocimiento de la situación y las necesidades de estas familias".

Además, "la respuesta institucional es escasa e insuficiente y no alcanza al conjunto de las necesidades y problemas a los que se enfrentan".

En este sentido, Soleto valoró que en los últimos meses algunas comunidades autónomas hayan comenzado a diseñar ayudas destinadas a los huérfanos de la violencia machista. En concreto, Castilla y León ya las tiene en aprobadas y Castilla-La Mancha y Baleares están ello.

Además, el Congreso debate, desde hace un año, una proposición de ley para reconocer la pensión de orfandad máxima para estos niños, aunque, según dijo Tagar, hasta ahora se ha prorrogado hasta once veces el plazo de presentación de enmiendas y se encuentra a la espera de que el presidente de la Comisión de Empleo la reactive.

Soleto aseguró que la pensión máxima que cobran los menores es de algo más de 600 euros, algo que reciben pocos de ellos, ya que la mayoría o cobran alrededor de 190 euros, que es la cuantía mínima, o no cobran nada, como es el caso, entre otros, de aquellos que perdieron a su madre antes de 2015, fecha a partir de la cual fueron considerados ellos también víctimas de esta lacra.

Por ello, entre otras cosas, Soleto y Tagar reclamaron que en todos los casos tengan "acceso directo" a la pensión máxima, haya cotizado la víctima o no.

Otra de las peticiones que destacaron en la rueda de prensa es que la Seguridad Social desista de recurrir ante el reconocimiento judicial de las pensiones de estos huérfanos, una medida que esta incluida en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pero que, de momento, no se ha materializado.

Y es que, tal y como aseguró Soleto, a pesar de que hace seis meses que se alcanzó el pacto, en este sentido "no se ha hecho nada", tras lo que criticó "la poca celeridad" a la hora de ponerlo en marcha.

En cuanto a la actividad del Fondo, desde que comenzó hace dos años, se han tramitado un total de 19 ayudas a los huérfanos de la violencia de género, por un importe que asciende a 38.285 euros.

Las becas son destinadas a sufragar el refuerzo y material escolar para la educación obligatoria, además de gastos relacionados con la realización de estudios superiores y con el apoyo psicológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios