Coronavirus

Un estudio revela que las empresas no han formado en ciberseguridad a los teletrabajadores

La ciberseguridad en el teletrabajo apenas se ha tenido en cuenta. La ciberseguridad en el teletrabajo apenas se ha tenido en cuenta.

La ciberseguridad en el teletrabajo apenas se ha tenido en cuenta.

Mientras que los empleados asumen el cambio que implica trabajar desde casa, es importante que las empresas se aseguren de que su personal pueda trabajar como lo haría normalmente. Mantener a los empleados protegidos no resulta fácil, se requieren muchos recursos para permitir un acceso seguro a los servicios que necesitan para realizar adecuadamente su trabajo. Por ello, es fundamental establecer medidas eficaces de ciberseguridad, ya que el trabajo a distancia también puede entrañar nuevos riesgos, como el aumento del correo basura y los ataques de phishing, la conexión a puntos Wifi comprometidos o el uso del “Shadow IT”. Shadow IT hace referencia al uso por parte de los empleados de aplicaciones (soluciones de mensajería, servicios de intercambio de archivos o cualquier tipo de herramientas para el trabajo o para cubrir necesidades personales en los dispositivos corporativos) no aprobadas por el departamento de TI, lo que puede conllevar problemas de seguridad.

Sin embargo, la encuesta realizada entre 6.000 trabajadores de todo el mundo revela que las empresas no están explicando a sus empleados cómo evitar ser víctimas de estas amenazas. El 73% de los encuestados españoles reconoció que no habían recibido formación o concienciación sobre ciberseguridad cuando empezaron a teletrabajar desde casa. Además, el 43% de los empleados españoles encuestados apuntan que han notado un incremento en los correos electrónicos de phishing recibidos desde el inicio de la pandemia del COVID-19.

La descarga accidental de contenido malicioso de un correo electrónico de este tipo puede provocar que los dispositivos se infecten y que los datos de la empresa se vean comprometidos. Muchos empleados también han aumentado el uso del “Shadow IT”, tal como el correo electrónico personal (43%), servicios de videoconferencia (40%), mensajería instantánea (41%) o de almacenamiento de archivos (37%).