Smartphone Análisis: Redmi Note 10S, el modelo más equilibrado de la gama de entrada de Xiaomi

  • La última incorporación a la serie Note 10 mejora las prestaciones del modelo básico, aunque no llega a las del Note 10 Pro

  • Imágenes del Redmi Note 10S

Redmi Note 10S.

Redmi Note 10S. / Susana C. Gómez

El Redmi Note 10S es la última incorporación a la serie Redmi Note 10 de Xiaomi, un modelo intermedio entre el Note 10 (en versiones 4G y 5G) y el Note 10 Pro. Sin ofrecer la pantalla o las cámaras del teléfono más potente de esta familia, cuenta con otras características que pueden resultar interesantes para un usuario medio que busque un móvil eficaz, fiable y con buena batería y que no quiera pagar demasiado por él.

Diseño

Es un teléfono muy cómodo en la mano, con un acabado propio de precios más elevados. Los laterales curvados propician esa comodidad, con los botones en el lado derecho, incluido el lector de huellas (en el botón de bloqueo, y funciona por cierto muy bien).

Redmi Note 10S de Xiaomi Redmi Note 10S de Xiaomi

Redmi Note 10S de Xiaomi / Susana C. Gómez

En la parte izquierda está la ranura de la SIM y la tarjeta de memoria, mientras que en la superior hay un altavoz y un micrófono y, en la inferior, otro micrófono, el altavoz principal, el conector USB-C y el de auriculares de 3,5 milímetros.

La única pega con respecto al diseño es que la trasera, de plástico, no es precisamente antihuellas. Por suerte Xiaomi sigue incluyendo en las cajas de sus teléfonos una funda de plástico transparente que siempre viene bien y, en casos como éste, aún más.

El Redmi Note 10S cuenta con una certificación IP53 contra polvo y salpicaduras y el orificio de la cámara frontal está situado en el centro de la pantalla pero no resulta molesto.

Trasera del Redmi Note 10S. Trasera del Redmi Note 10S.

Trasera del Redmi Note 10S. / Susana C. Gómez

Pantalla

Lleva una pantalla Amoled de 6,43 pulgadas, un tamaño no demasiado grande (para lo que se estila hoy en día) pero acertado para la mayoría de contenidos. Ofrece una resolución de 2.400 x 1.080 píxeles, densidad de 409 píxeles por pulgada y protección con Gorilla Glass 3 (no la más avanzada, pero más que suficiente para un uso normal).

La tasa de refresco no pasa de 60 Hz, muy lejos de los 90 o 120 que se están convirtiendo en estándar, pero recordemos que es un dispositivo de entrada con un precio muy competitivo y en alguna parte hay que reducir costes. No es, en definitiva, una pantalla excepcional; responde bien y cumple su cometido, sin más (en la ficha técnica, más abajo, hay más detalles).

Redmi Note 10S de Xiaomi Redmi Note 10S de Xiaomi

Redmi Note 10S de Xiaomi / Susana C. Gómez

Batería

En este apartado Xiaomi no ha ahorrado. El Redmi Note 10S lleva una batería de gran capacidad (5.000 mAh), con carga rápida de 33 W (con una media hora enchufado podemos cargar la mitad de la batería) y, lo que es más importante, el teléfono está muy bien optimizado para que la batería dure mucho más de lo esperado.

Si bien es cierto que con la pantalla encendida, a brillo máximo, aguanta unas nueve horas, en reposo apenas consume carga, por lo que no hay que enchufarlo a diario (depende del uso que se le dé, claro; habrá quien sí tenga la pantalla encendida a brillo máximo más de nueve horas al día...).

Módulo de cámaras traseras del Redmi Note 10S de Xiaomi Módulo de cámaras traseras del Redmi Note 10S de Xiaomi

Módulo de cámaras traseras del Redmi Note 10S de Xiaomi / Susana C. Gómez

Cámaras

Aquí se nota más que es un teléfono económico. Cuenta con cuatro cámaras traseras (principal de 64 megapíxeles, gran angular, macro y sensor de profundidad) y, aunque la principal es más que decente, el resto se quedan un poco atrás. Con la lente principal de 64 MP se obtienen buenos resultados, pero flaquea si las condiciones lumínicas no son óptimas.

Si recurrimos a la opción de foto profesional se pueden personalizar los ajustes y afinar más si consideramos (como es nuestro caso) que los resultados del modo automático se antojan planos y demasiado lavados.

No tiene zoom óptico, sólo digital, con lo que ello implica; el gran angular no está mal aunque apaga un poco los colores y el modo macro es francamente mejorable (en la ficha están las especificaciones de cada lente). También lo es que la cámara frontal, que en general ofrece unos resultados dignos, no cuente con un modo nocturno. Mejor evitar los selfies de noche.

Aplicación de la cámara del Redmi Note 10S Aplicación de la cámara del Redmi Note 10S

Aplicación de la cámara del Redmi Note 10S / Susana C. Gómez

La aplicación de la cámara es la propia de MIUI (la capa de personalización que Xiaomi instala sobre Android), con modos pro, vídeo, foto, retrato, nocturno, 64 MP, panorámica, time-lapse o cámara lenta, entre otros. Hay también accesos directos al flash, el zoom, el HDR y la IA (inteligencia artificial), además de modo macro y temporizador.

En cuanto al vídeo, ofrece como máximo 4K a 30 fps o 1080 p a 60 fps (esta última opción produce grabaciones fluidas, mientras que la primera puede ir un poco a tirones), con funcionalidades como grabar a cámara lenta, vídeos cortos, time-lapse o filtros, pero por desgracia no tiene estabilizador óptico.

¿Merece la pena?

Si tenemos en cuenta su precio de lanzamiento (250 euros la configuración de 6 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento; 270 euros con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento), por esa cifra podemos encontrar mejores productos en el mercado. Si encontramos una oferta (ahora mismo el de 64 GB está rebajado en la web de Xiaomi a 206 euros), la cosa cambia.

Aunque la pantalla es mejorable y no cabe duda de que las cámaras no son sobresalientes, no es un mal teléfono para la gama de entrada. Es cómodo, responde bien y ofrece un buen rendimiento (y la batería es un gran punto a favor).

Redmi Note 10S de Xiaomi Redmi Note 10S de Xiaomi

Redmi Note 10S de Xiaomi / Susana C. Gómez

Su principal problema es la competencia, no ya externa, sino dentro del propio catálogo de Xiaomi. En la marca Poco hay mejores dispositivos por el mismo precio e incluso inferior, y el propio Redmi Note 10 Pro, que ahora mismo está en el entorno de los 230 euros (en la configuración más económica, 6 GB + 64 GB), ofrece una pantalla con tasa de refresco de 120 Hz y unas cámaras muy superiores.

(*El dispositivo fue cedido por Xiaomi para una prueba de dos semanas)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios