TV-Comunicación

"El Intermedio' es un espacio que ayuda a la paz social"

  • El periodista catalán reivindica el humor como forma de vida en su primer libro, 'La risa os hará libre'

Se define como "un bocazas" y asegura que estudió periodismo porque era "la única forma de ser payaso sin darle un disgusto a mis padres". Dani Mateo le gusta hablar de la actualidad a su forma y en sus intervenciones suele mezclar a partes iguales la ironía con el humor y, en ocasiones, con lo políticamente incorrecto. Ya lo demostró en Sé lo que hicisteis y ahora lo sigue dejando claro como colaborador de El Intermedio. El periodista catalán ha dado un paso más y, entre monólogos y guiones televisivos, ha sacado al mercado su primer libro La risa os hará libre, una publicación en cuya portada aparece parodiando la célebre pintura de Delacroix, La libertad guiando al pueblo. Define su trabajo como el "diario perplejo de un mundo confuso; un volumen políticamente incorrecto e incoherente, a ratos ofensivo, a ratos lamentable, pero muy de verdad". En cualquier caso, deja claro que se basa en el humor, algo "muy necesario en estos tiempos grises".

No tiene complejos al asegurar que su objetivo vital es "hacer reír a otros y confiar en que ese otro piense que soy buena gente, que no hablo con intención de ofender". Y es precisamente esto lo que persigue cada tarde en el programa que conduce Wyoming en La Sexta. Al hablar de El intermedio subraya que "todo el mundo, incluso los más críticos, deben reconocer que ayuda a la paz social en una época muy crispada, de gente muy encabronada". El humor, matiza el monologuista catalán, "ayuda a relativizar las cosas, pensar mejor y con más claridad" y por eso se muestra en desacuerdo con quien critica al programa porque sirve para que el público se aleje de la realidad. "Reírse de los problemas no es hacerlos desaparecer".

Dani Mateo ha querido que sea el presentador de El Intermedio, El gran Wyoming, quien se encargue de prologar su primer libro, quizá porque considera que es una de las personas que, junto a otros profesionales del humor como Les Luthiers, Pepe Rubiales o Roberto Benigni, le enseñaron a "amar la risa". Tiene claro que su jefe en la pequeña pantalla es un gran cómico a su pesar y matiza que, si no fuera tan gracioso, sería un gran intelectual.

En cuanto a su participación en programas como El Club de la comedia, Dani Mateo explica que realiza sus monólogos a partir de una idea "rumiante", que se le queda en la cabeza, que le molesta o le causa ciertos "miedos" y a la que da vueltas "como mecanismo de defensa". "El mundo es más complejo que nunca y nosotros seguimos siendo los mismos monos que se peinan. De ese contraste nace el humor", dice.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios