Entrevista a Carlos Cuevas

"Robert es una oveja negra silenciada por el franquismo"

  • El joven actor catalán de ‘Merlí’ y ‘Cuéntame’ es un cantante que rompe reglas en la industria musical en la serie de los lunes de Antena 3, ambientada en la España de 1962

Carlos Cuevas e Iván Marcos en los personajes principales de '45 revoluciones' Carlos Cuevas e Iván Marcos en los personajes principales de '45 revoluciones'

Carlos Cuevas e Iván Marcos en los personajes principales de '45 revoluciones' / Atresmedia

Está en proyección como uno de los actores del momento. Su estrellato musical en 45 revoluciones (esta noche, a las 22.45, su segundo episodio en Antena 3) va de la mano a su popularidad como intérprete a raíz de la serie de TV3 Merlí, que tendrá continuidad en Movistar +. Carlos Cuevas (Moncada y Reixach, Barcelona, 1995) es Robert Aguirre en la ficción de Bambú que desde la España de 1962 habla de la perpetua ilusión juvenil por cambiar las reglas. El joven actor estará en la provincia de Cádiz en verano para rodar la película El verano que vivimos, también producción de Bambú y Atresmedia, con Blanca Suárez y con Guiomar Puerta, su compañera en la serie.

–Robert es el cantante de moda en 1962, y usted, el actor de moda en la España de 2019.

–Estoy tan motivado como mi personaje. Robert tiene la necesidad de mostrar su talento, de saciar su creatividad. Siempre es gratificante hacer un personaje así.

–¿Usted le pone la voz también en las canciones?

–No entono mal, tengo buen oído. Canto yo. Queríamos que Robert fuese así. Si me doblaran en las canciones no sería lo mismo. Ya iremos descubriendo la personalidad de este artista, y sus compañeros, en unos tiempos difíciles.

–¿Cómo es su personaje? ¿Una nota de color en el tiempo gris de los años 60 españoles?

–Robert es un rebelde, es un inconformista. Una de las ovejas negras silenciadas por el régimen franquista. Él que quiere triunfar con el rock and roll y escapar de la copla. Quiere ser libre en el mundo musical y que no le digan en la industria qué debe hacer para agradar. Hubo una generación de jóvenes españoles que vivió así los años 60. Lo que aquí contamos no es exactamente la Historia de España, pero sí lo que pudo ser, con reglas de ficción televisiva para que se identifiquen los jóvenes de hoy.

–No deberíamos tomarnos al pie de la letra todo lo que se cuenta en 45 revoluciones...

–Es una historia que está más inspirada en una época que basada exactamente en hechos reales. Es un recorrido con personajes reales y otros ficticios, pero no aspira a ser un documental.

–¿Ha indagado en la historia de los 60 para meterse mejor en el argumento?

–Los años 60 siempre ha sido una década que me ha interesado mucho por figuras como los Beatles o los cineastas de la Nouvelle Vague.–¿Nos falta conocer mejor el pasado?

–Hay un pasado más o menos reciente que no hemos estudiado. En la escuela hay un vacío sobre los años 60 y 70 que debería enmendarse. Es una época que los jóvenes de hoy ni pudimos vivir ni tampoco conocer salvo por lo que puedan contar en casa. Deberíamos saber más sobre los 60 y 70 que tanto marcan el presente en la cultura, en la política. Es una época que sí he estudiado por gustos personales, porque fueron unos años apasionantes.

–Aunque en España no se vivía la inquietud innovadora que se vivía en el Reino Unido o Estados Unidos.

–En parte es lo que cuenta 45 revoluciones. Había quienes querían innovar, aprovechar los vientos que llegaban del extranjero, pero no podían. En esa época en España íbamos 20 años más tarde que los países influyentes de nuestro entorno. Teníamos a la gente enjaulada en normas.

–¿El rock era una forma contestataria contra las normas?

–Es lo que narra la serie de Antena 3: se crea un nuevo sello musical para dar cabida al rock y reflejar la actitud e ilusión de los jóvenes. Es una manera de plantar cara. De evitar ser silenciados, de no renunciar a los ideales.

–¿Pueden verse identificados los jóvenes de hoy?

45 revoluciones es comparativa del pasado con lo que sienten los jóvenes de hoy. La época es un concepto estético, un marco. Los valores de rebeldía, de inconformismo, son universales.

–¿Identificaría a Robert con algún intérprete de su tiempo?

–En el personaje de Robert hay muchos referentes. Yo lo compararía con Elvis Presley;y en España con una figura como Bruno Lomas. Si lo ampliamos, ahí está también el reflejo de Los Bravos, Los Brincos. A mí me inspiró el biopic sobre Johnny Cash que hizo el actor Joaquin Phoenix, con ese carácter vitalista, de líder.

–También aparece los jueves en Cuéntame cómo pasó, en la temporada 20ª.

–Es mi tercera temporada como Marcos. Con Inés (Irene Visedo) va a a intentar superar sus conflictos personales pero van a salir a la luz nuevos roces. La diferencia de edad va a seguir siendo un problema aunque no quieran reconocerlo.

–¿Qué puede adelantar de El verano que vivimos?

–Me hace mucha ilusión rodar en la provincia de Cádiz. Y Jerez es un magnífico entorno, con sus bodegas. El rodaje será en verano y coincidiré de nuevo con Guiomar. Blanca Suarez y Javier Rey forman la otra pareja. Son dos historias paralelas entre los años 50 y 90 con el mensaje de que siempre puedes ser feliz, sea cual sea tu contexto.

Merlí regresa ahora con Movistar ¿se graba en catalán?

–Fue inesperado que pudiéramos recuperar esta serie. Se graba en castellano con muchos fragmentos en catalán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios