Entrevista a Jon Arias

"Esta es la primera radiografía de los nuevos ricos"

  • El joven actor es Diego Bernal, un empresario que es el mejor amigo de Marco Mur (Mario Casas), obsesionado por el deseo sexual

Mario Casas y Jon Arias en 'Instinto' Mario Casas y Jon Arias en 'Instinto'

Mario Casas y Jon Arias en 'Instinto' / Movistar

Comentarios 0

Tras una trayectoria en el mundo de la música pasó a la interpretación. En Cuéntame era el rival de Carlos Alcántara en la agencia de publicidad y lo vemos a diario en las tardes de La 1 como abogado en Derecho a soñar. Movistar + estrena hoy completa bajo demanda Instinto, ficción en la que Jon Arias (Madrid, 1987) es el empresario Diego, el mejor amigo de Marco, a cargo de Mario Casas, que en este drama psicológico es un revolucionario inventor obsesionado con el sexo.

Arias, hijo de Imanol Arias y Pastora Vega, ha cuidado el personaje de Diego preocupándose incluso por el vestuario para ser fiel al nuevo tipo de directivos millonarios de las nuevas tecnologías. Instinto, con Óscar Casas, Lola Dueñas, Silvia Alonso y Myriam Gallego, consta de ocho episodios y es una producción de Bambú, que ya realizó Velvet Colección para esta plataforma.

–Diego es más complicado de lo que parece en un trazo.

–Es un personaje que diría que es diametralmente opuesto a mí. Es todo fachada, superficial pero mientras avanza la acción se muestra su complejidad y lo acabas amando mucho desde la interpretación. Su punto de partida es ese aspecto de “winner”, con los trajes más caros, con la filosofía de “tanto tienes tanto vales”. Mira por encima del hombro a todo el mundo y se encapricha de todo lo que se le pone por delante. Pero se irá desmontando todo y veremos qué cubre su armadura.

–¿Se ha inspirado en otros ‘Diegos’ de la vida real?

–Yo he conocido bastantes hombres como Diego fuera del mundo del cine. Es lo que tiene no calibrar la vida y el dinero. Son personas basadas en el ego y las obsesiones. Se empeñan en repetir el mismo error que les impide crecer.

–¿Instinto es una historia sobre las obsesiones y las apariencias?

–Son dos motores de esta ficción. Son necesidades para personas que han hecho de la imagen su único sentido de la existencia. Todos en verdad vendemos nuestra imagen para expresar lo que somos y nuestra apariencia nos sirve tanto para exhibir como para esconder. En el csaso de mi personaje es un pavo real de plumaje bonito, pero tras el cortejo, cuando se le conoce, está bastante vacío. Y eso le apena.

–¿Vivir de las apariencias es también esconder el egoísmo?

–Yo diría que todos los personajes de Instinto son egoístas. Tal vez menos el rol Óscar Casas. Incluso Carol, el personaje Ingrid García-Jonsson, está obsesionado con impresionar con sus métodos de trabajo. Si le preguntaras a todos los personajes todos se sentirían el protagonista, del egoísmo que desprenden.

–Se presentó Instinto como un “thriller erótico” pero es mucho más.

–Por eso no me gustan las etiquetas, porque limitan. En Instinto hay capítulos de thriller y hay sexo, porque el sexo es el punto de inicio para tratar sobre la complejidad psicológica de las obsesiones. Pero no creo que nadie vaya a ver esta serie porque sólo sea erótica. Las plataformas se permiten hacer series más explícitas, porque nadie se tapa con la sábana para ir al baño, por ejemplo. En las generalistas las tramas más duras se habrían diluido.

–¿Los ricos de ahora son distintos?

–Esta es la primera radiografía española de los ricos nacidos en torno a las nuevas tecnologías. Quería que el aspecto de Diego fuera un tipo muy moderno y no tan formal. Sabemos cómo son los jóvenes millonarios de hoy por los futbolistas, pero no conocíamos a los que se han forrado con el mundo de internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios