Vivir

Los aromas más raros y peculiaridades del vino

  • Olor a gasolina o a humo quemado, en el ranking de Acontia, que ubica la bodega más antigua del mundo, entre otras curiosidades

Una cata es un paseo olfativo por la vida del caldo que se prueba; no siempre es agradable. Una cata es un paseo olfativo por la vida del caldo que se prueba; no siempre es agradable.

Una cata es un paseo olfativo por la vida del caldo que se prueba; no siempre es agradable. / d. s.

Bodegas Acontia ha vuelto a publicar para los amantes del vino curiosidades sobre éste que asombran, especialmente, a los recientemente iniciados en esto del arte de catar.

Entre las peculiaridades de este producto, destacan los cinco olores más raros que pueden apreciarse en una copa de vino. Un aroma similar a la gasolina se encuentra presente, y fácilmente reconocible, en vinos rieslings, envejecidos de gran calidad, que incluso forman parte de coleccionistas y amantes del vino. El matiz a perro mojado también entra en la clasificación de la bodega. Se trata de un defecto organoléptico surgido en diferentes momentos de la vinificación. Son olores sucios con connotaciones animales que anulan los aromas afrutados y varietales del vino. El pis de gato es otro de los aromas que pueden detectarse en un caldo. Particularmente característico de una de las uvas nobles, sauvignon blanc. Estará presente en vinos de alta calidad si su manifestación es sutil y no perjudica al resto de aromas. Sin embargo, se considerará un defecto de vendimia si el olor es fuerte y persistente. A humo quemado es otro de los olores que puede descubrirse en una cata. Aromas parecidos podrán percibirlos en algunos vinos tintos jóvenes elaborados con la variedad syrah. Realmente, se está oliendo los compuestos de azufre, son olores inofensivos en el vino siempre y cuando no sean intensos. Sin duda, más natural es el olor a espárragos en conserva. Típicas notas verdes en vinos blancos elaborados con la variedad sauvignon blanc. Aromas herbáceos, olores que evocan a los espárragos en conserva.

Tras el repaso olfativo, Bodegas Acontia hace un repaso por una serie de datos o curiosidades sobre el mundo del vino. Por ejemplo, no muchos saben que el vino mejor pagado de la historia costó 75.000 libras esterlinas y se trata de una reliquia de un Chateau d'Yquem de 1811 (vino blanco francés). Su comprador fue Christian Vanneque, coleccionista de vinos y propietario de un restaurante en Bali (Indonesia).

También relativo a la historia, Acontia ubica la bodega más antigua del mundo. Así, Areni, en Armenia, es la bodega más antigua del mundo y data de 4100 a.c. Es uno de los descubrimientos arqueológicos del vino, ya que los restos encontrados superan en mil años a las instalaciones vitivinícolas más antiguas conocidas hasta la fecha.

Por otra parte, sitúa a la mayor bodega de vinos del mundo en el mapa: la bodega Milestii Mici, en Moldavia. Está en el libro Guinness de los Récords por ser la más grande del mundo, con más de 2 millones de botellas y 250 kilómetros de túnel subterráneo.

Y ¿a que muchas veces habéis tomado vino con queso? Pues seguramente ahí os la han dado con queso… y es que el origen de la expresión tiene que ver precisamente con la mezcla del sabor de estos alimentos. Esta expresión tan utilizada en estos casos, proviene de cuando los antiguos bodegueros recibían la visita de los compradores de vino al por mayor y les ofrecían una cata, con tal de que probasen sus caldos antes de comprarlos. Siempre existía alguna añada de vino que salía menos bueno que otros y para que no se notase la baja calidad y fuese adquirido, lo servían acompañado de una ración de queso. El sabor y fuerte olor del queso disimulaba la baja calidad del vino, por lo que, en muchas ocasiones, el bodeguero acababa engañando a los compradores y éstos terminaban comprando ese género al mismo precio que el de mayor calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios