Consejos

¿Cuáles son las recomendaciones para nadar correctamente?

Menores aprendiendo a nadar en una piscina Menores aprendiendo a nadar en una piscina

Menores aprendiendo a nadar en una piscina / Quique García

La natación es el deporte más practicado por los sevillanos y además de mejorar la calidad de vida, ofrece beneficios potenciales para los más pequeños. El calor y las vacaciones benefician la natación. Pero, ¿Sabe todo el mundo como hacerlo correctamente? ¿Aprovechan los sevillanos al máximo los beneficios de este deporte?

Realizar actividades acuáticas desde bebé se puede convertir en una experiencia única. Mejora el funcionamiento cognitivo, reduce el riesgo de ahogamiento, aumenta la confianza, ayuda a la construcción del músculo, mejora la coordinación, el sueño y el apetito.

Los niños que no experimentan estas prácticas desde pequeños tienden a tener más miedo y ser más negativos sobre la natación. En algunos casos se producen ahogamientos por falta de competencia acuática.

La natación es un deporte en el que se trabaja toda la musculatura. La natación es un deporte en el que se trabaja toda la musculatura.

La natación es un deporte en el que se trabaja toda la musculatura. / M. G.

¿Qué estilo es el mejor para estar en forma?

Según el estudio elaborado por Juan Antonio Moreno Murcia en 'The Conversation', el estilo crol o estilo libre permite tener un ritmo de movimiento constante donde intervienen los grupos musculares relacionados con los dorsales, pectoral, deltoides, tríceps, bíceps, redondo mayor, trapecio, abdominales, glúteos, intercostales y cuádriceps. En el estilo de espalda, con características similares al crol, intervienen parecidos grupos musculares.

A diferencia del crol y la espalda, en el estilo braza existe un trabajo equilibrado entre brazos y piernas. En la brazada participan pectorales, bíceps, tríceps, deltoides, dorsal ancho, redondo mayor, trapecio, romboides. Mientras que en las piernas intervienen los glúteos, cuádriceps, isquios y gemelos.

En el estilo mariposa se desarrollan los bíceps, tríceps, dorsal ancho, pectoral, redondo mayor, deltoides, trapecio, pectoral, cuádriceps, glúteo mayor, tibial, gemelo, recto interno, aductor y suelo pélvico.

Paula Ruiz, durante la prueba. Paula Ruiz, durante la prueba.

Paula Ruiz, durante la prueba. / M.G.

Respecto al consumo calórico, calculando en base a 20 minutos de práctica, es el estilo mariposa el que llega a las 400 calorías. Le siguen la braza con 360 calorías y el crol y espalda con 250 calorías.

Recomendaciones para nadar

Para evitar ahogamientos en los pequeños, son necesarias en algunos casos las barreras al agua y la supervisión competente. Todos los lugares deben adaptarse por motivos de seguridad y gestión de riesgos tal y como lo hacen las instalaciones acuáticas.

Las masas de agua ilimitadas como los lagos también requieren plataformas superficiales, así como límites físicos para garantizar que no se exceda la separación segura entre docente y aprendiz.

Las playas requieren límites flotantes para contener a los practicantes, una ubicación estratégica del lugar para los cursos, a fin de evitar las corrientes fuertes y otros riesgos, y prestar atención a las mareas para asegurarse de no superar la profundidad segura.

La piscina del centro municipal de Rochelambert. La piscina del centro municipal de Rochelambert.

La piscina del centro municipal de Rochelambert.

El error más frecuente en la natación es pretender que, en los estilos crol y de espalda, el cuerpo vaya plano como una tabla de madera, como indican Navarro, Díaz y González en su libro 'Cómo nadar bien'. Si esto es así, se puede convertir en un riesgo para el hombro. Esto se corregiría si el cuerpo girase formando una X.

En cuanto a la braza, el error más común es nadar con las piernas hundidas, lo que frena el avance. Lo ideal es nadar lo más horizontal posible.

Otra recomendación es utilizar el estilo con el que uno se sienta más cómodo, y el crol parece ser el preferido. Para ello hay que tener un control previo de la respiración, por lo que se recomienda un proceso de aprendizaje en algún centro de enseñanza de la natación. Cuando ya se haya adquirido el ritmo respiratorio adecuado, se sugiere, entre otros consejos, nadar en línea recta, realizar un movimiento siempre constante de los brazos y piernas, contar las brazadas, intentar alargar la brazada y girar el cuerpo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios