Vivir

Flamenca de aires bohemios

  • Faldas amplias, mangas húngaras y tejidos como el crochet: estilo 'hippie-chic' para la Feria.

Cinco días de desfiles le han valido a We love flamenco para vislumbrar las tendencias flamencas que se impondrán la próxima primavera. Desde los más veteranos a la nueva cantera de diseñadores, el Salón Real del hotel Alfonso XIII vio pasar este fin de semana centenares de trajes que ensalzan al estilo bohemio, el flamenca-à-porter y las mangas más innovadoras como protagonistas de la temporada.

A través de tejidos como el terciopelo, las batistas, la gasa o el algodón, Raquel Terán presentó el viernes A mi manera, la colección más bohemia del programa. Talles que se suben a la cintura para crear amplios vestidos canasteros, estampados florales en tonos cálidos y la original técnica del patchwork salpican a la mujer flamenca de un favorecedor aire setentero. En el multitudinario desfile de Pepe Jiménez El Ajolí también se impuso la tendencia del hippie-chic a través de mangas húngaras y grandes estampados de flores bucólicas.

Durante el fin de semana también se pudo ver algo más que moda flamenca encima de la pasarela gracias a las colecciones prêt-à-porter que presentaron firmas como Pitusa Gasul, María José Collantes o Mario Gallardo. Pantalones, monos, faldas lápiz y camisas de inspiración flamenca repletas de lunares o de volantes estratégicos que visten a la mujer andaluza durante todo el año más allá de la Feria o el Rocío.

No faltaron las flamencas de toda la vida, esas que dibujaron con pinceladas de sofisticación firmas como Ángeles Verano o Carmen Acedo que presentaron colecciones de trajes clásicos que visten a una mujer con mantoncillo y flor en la cabeza dispuesta a disfrutar de un día de Feria.

Sigue reinando la manga larga, pero este año se tornan sofisticadas y sutiles utilizando gasas y sedas. La voluminosa manga húngara salpicó muchas de las colecciones y diseñadores como Javier Jiménez innovaron con elementos como los flecos de seda en los brazos para sustituirla. Para las flamencas más atrevidas algunos diseñadores marcaron los hombros con pedrería, aplicaciones de flores u hombreras de inspiración taurina como las que se dejaron ver en la colección de Sánchez Murube.

En la paleta de color, este año toman el mando los tonos cálidos y por encima de ellos el amarillo que tiñó de alegría y vitalidad la mayoría de las colecciones convirtiéndose en un nuevo básico.

El combo que forman las blusas y las faldas se vuelve a poner de moda en la Feria de 2015. El clásico dos piezas renovado en camisas sutiles de gasa que dejan los hombros al aire, como las que presentó Pepa Garrido en su colección, combinadas con faldas de talle alto cuajadas de pequeños volantes.

El complemento estrella sigue siendo el mantoncillo y el mantón de Manila en su interpretación más rica y elegante. Bordados de mil colores, pintados a mano como los de Ángeles Verano o convertidos en capas y ponchos, la pieza clave del típico traje andaluz tampoco podrá faltar la próxima primavera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios