Vivir

Pepe Begines, de No me pises que llevo chanclas: "Pablo Escobar era un gran admirador nuestro"

  • Los reyes del agropop sevillano lanzan su nuevo disco, 'Rock con tomate', un trabajo con toque de flamenco o funk en el que impera el buen humor.

  • Se reivindican más allá de ser un "grupo cachondo": "Camarón de la Isla iba a vernos"

Pepe Begines, de No me pises que llevo chanclas, en un concierto.

Pepe Begines, de No me pises que llevo chanclas, en un concierto. / D.s.

Más de treinta años avisando de que llevan chanclas, evitando pisotones aquí y allá, dando vueltas al mundo con el agropop como única bandera. Fieles a sí mismos, paso a paso, ajenos a las modas y con medio centenar de conciertos por temporada. Son No me pises que llevo chanclas y están de vuelta con nuevo disco: Rock con tomate.

"El título se refiere a que el rock entró por las bases de los americanos de Rota y Morón", apunta el vocalista Pepe Begines (Los Palacios y Villafranca, Sevilla, 1967), para luego añadir: "Mi primer disco fue uno de El sonido de Filadelfia y se lo compré a un piloto americano de la base de Rota por 700 pesetas. Eso pasaba rodeado por huertas de tomates".

Tras asegurar que es un "disco con mucha fuerza y más fuerte que el vinagre de Jerez", destaca Begines que aunque en su repertorio a estas alturas "hay de todo", lo cierto es que han "evolucionado más claramente hacia el rock". "Incluso por la formación, porque ahora somos un quinteto rockero. Hemos ganado fuerza en directo porque nos va la marcha", apostilla sonriente.

Aunque, como siempre, el humor manda, el álbum se abre con El tomate cantante, un alegato desde la huerta contra los transgénicos que Begines explica así: "Podemos decir algo sin perder la sustancia del humor y la sátira. Nos dedicamos a la comedia musicalmente y la comedia siempre ha tenido un gran volumen de crítica. Nos sumamos a la defensa del planeta porque es un compromiso que nadie puede eludir y el granito de arena lo tiene que poner todo el mundo".

A lo largo de los once cortes, hay también reivindicación de los amos de casa -Potaje de garbanzos-, homenaje a todo el rock de Andalucía en general y a Triana en particular -Rockero andaluz- o incluso toda una oda a esa penúltima ronda que tantos problemas ha causado y seguirá causando cuando la fiesta no termina a tiempo.

"La penúltima merecía una canción, es una frase que comprendemos todos y no se había reflejado en el rock n' roll", defiende Begines, quien aprovecha además para afirmar que "vuelve el rock n' roll". "El rock no puede quedar apartado en detrimento del mamoneo y el chunda chunda. Me niego. Mucha gente sigue meneando las caderas con el rock", subraya.

La vida es una fiesta ahonda en esa idea de que "las penas vienen solas", por lo que Begines apuesta decididamente por divertirse con una premisa bien clara: "El rock y el buen humor hacen una fusión explosiva y pueden generar un buen rato que no tiene precio. Nosotros abogamos por la parte feliz de la vida".

En la faceta más irónica destaca El poeta, que va "contra los falsos poetas" que se creen más lo que son. "Cualquier sacacuartos hace una cuarteta y se cree un poeta, cuando la poesía es algo muy difícil", argumenta el músico, que va aún más allá en su jocosa diatriba: "Cualquier papafrita se cree que con cuatro frases, unas gafas redondas y poniéndose la mano en la barbilla ya es un poeta".

Comedia musical

Rock con tomate es un disco variado en las temáticas y que, aparte de rock, tiene también toques flamenco o funk. Suena a No me pises que llevo chanclas, en definitiva, un grupo al que "tratan con muchísimo cariño por todas partes", según recalca Begines.

"Si me preguntan si quiero ir al Carnegie Hall de Manhattan o a Villanueva de San Juan, me quedo con Villanueva de San Juan porque nos tratan con un mimo espectacular y que no vamos a tener en el Carnegie Hall. Y porque nos pagan tela de bien y nos dan mucho cariño", apunta jovial.

Y aún añade, reivindicándose a sí mismo por encima de esa etiqueta de grupo cachondo que no es más que una reducción simplista: "A mí iba a verme Camarón de la Isla. Pablo Escobar era un gran admirador nuestro. He podido charlar con Brian May de Queen, con Status Quo, Demis Roussos o Luis Aguilé. Yo no sé si todo eso lo sabe la gente, pero yo sí lo sé y me basta con eso".

Concede entonces que ellos se dedican a "la comedia musical" y comprende lo que eso implica para el público, al tiempo que apostilla que "la risa nunca se ha premiado". "Que se lo digan a Tom Hanks, que empezó haciendo aquellas comedias. Todos los premios y los reconocimientos son dinero, pero yo busco sentimientos", remata.

Más de 2.000 conciertos

"Llevamos 33 años como grupo, la edad de Cristo, espero que no nos crucifiquen", bromea entonces, calculando que en ese tiempo han dado "2.000 y pico conciertos". "Hemos recorrido España y hace unos años estuvimos en Osaka, en Japón, y ahora parece que vamos a ir también a Cardiff y Londres", señala con orgullo.

Enumerando logros, relata Begines que en marzo estuvieron "tocando en la Patagonia": "Nos llamó el club de fans que tenemos allí. No en Buenos Aires, más abajo, donde las ballenas hacen el amor. Allí había un teatro lleno con 900 personas que se sabían las canciones mejor que nosotros. El agropop parece que llega hasta 15.000 kilómetros de distancia".

Reitera en este punto Begines que se sienten muy "satisfechos y queridos por todas partes", aunque confiesa que "la crítica es la que falta". A pesar de eso, admite que nota que "ha cuajado el respeto por le grupo", algo que ve en las "redacciones y en los encuentros con periodistas".

"Al final, no quedan ni los grupos, quedan las canciones. Y las nuestras han cuajado Tienen su clave de humor pero son sólidas, el Bolillón es de mamoneo, vale, pero es un ska que está ahí", defiende Begines, para quien el éxito, en última instancia, es que su música "esté viva".

Por eso, lanza un alegato concluyente: "El año pasado dimos cincuenta conciertos. Tengo 52 años y una familia, compongo para cine y televisión y otros artistas. Estoy haciendo una ópera flamenca. Soy músico desde hace 33 años y no me he dedicado nunca a otra cosa, vivo del arte. Y cuando ha habido crisis, pues a cobrar menos y trabajar más, no pasa nada, esto es rock n' roll".

Cobrando más o menos, No me pises que llevo chanclas van a seguir en la carretera, ya presentando Rock con tomate. Las primeras fechas confirmadas serán en Sevilla (28 de diciembre, Antique Theatro), Madrid (7 de febrero, Joy Eslava), Granada (6 de marzo, Aliatar), Málaga (7 de marzo, La Cochera Cabaret) y Hospitalet (18 de abril, Salamandra). Todas las demás que estén por venir pueden consultarse en la web del grupo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios