Vivir

Pilates matemático para niños

Los pequeños, aunque rompan con su rutina, deben ejercitar la mente en vacaciones. Los pequeños, aunque rompan con su rutina, deben ejercitar la mente en vacaciones.

Los pequeños, aunque rompan con su rutina, deben ejercitar la mente en vacaciones. / Alberto Bermúdez balboa

Smartick

Se vacían las mochilas, se cierran los estuches, se almacenan los libros y huele a verano infantil. Llega un descanso merecido pero, pasado un tiempo prudencial, si los niños dejan de aprender, empiezan a olvidar los conocimientos adquiridos durante el curso. Sin actividad intelectual, el cerebro se entumece como si fuera un músculo, por eso es recomendable que los pequeños realicen un mínimo de actividad durante el periodo vacacional. Para ello, la plataforma Smartick propone ejercitar la mente con quince minutos de matemáticas on line. Una especie de estirón mental, como en las mejores sesiones de pilates.

Sólo se necesitan quince minutos de ejercicios para que los niños sigan activosEl método asegura que los pequeños vuelven al aula sin haber olvidado sus conocimientos

Después de que Smartick haya puesto a los alumnos en las posturas que necesitaban -lógica, razonamiento matemático, cálculo y problemas- que, además, mejoran su comprensión lectora, los niños llegarán a septiembre tan en forma como cuando se fueron en junio, con el cerebro bien musculado. Porque al igual que practicar pilates ejercita los músculos sin causar dolor y enseña a no tensarlos, disfrutando del movimiento mientras se estiran, con el método que proponen desde esta plataforma pueden seguir aprendiendo matemáticas sin renunciar a divertirse disfrutando del tiempo libre que les ofrece el verano.

El descanso de los niños es necesario, pero hay que tener en cuenta que la interrupción total del aprendizaje durante las vacaciones estivales supone, según la National Summer Learning Association, la pérdida de dos meses del curso escolar en matemáticas, que es donde más se acusa el desaprendizaje. Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) alerta sobre la pérdida de conocimientos y la brecha en el rendimiento, fruto de la ausencia de estudio durante las vacaciones. Según el INEE, no se trata tanto de tenerles ocupados todo el día en actividades que no rompan con la rutina escolar, ruptura por otro lado necesaria, sino de favorecer el desarrollo de actividades que mantengan su actividad cerebral activa. Los niños aprenden mejor si la educación es continua y las vacaciones pueden romper el ritmo del aprendizaje si no se estudia en verano.

El método de pilates matemático que propone Smartick hace que los alumnos realicen las tareas diarias de una forma eficaz, sin perder el ritmo escolar que tanto les cuesta recuperar en septiembre. Las diferencias entre los alumnos que estudian en verano y los que no son notables y generan un desfase curricular que se mantiene durante todo el curso. La diferencia es mayor en las matemáticas porque se trata de una materia que no está relacionada con el entorno cercano al niño fuera de la escuela, como sí puede ser la lectura.

Apenas quince minutos de pilates matemático al día. Eso es lo que necesitan los niños para seguir aprendiendo matemáticas en verano con este método. Desde la plataforma creen que una exigencia de un cuarto de hora al día de matemáticas a los niños no les priva de tener tiempo para desarrollar su creatividad con juegos, para leer, ver películas, jugar en el parque e incluso aburrirse. Además, con esta metodología no hace falta llenar las maletas de viaje con pesados libros de texto, ni estar pendientes en todo momento de si los niños realizan las actividades, gracias al seguimiento on line.

Desde finales de mes, esta plataforma digital ofrece un pack de verano para seguir aprendiendo matemáticas durante las vacaciones. Así, los alumnos pueden alternar las típicas actividades veraniegas con unos pocos minutos de pilates matemático para no perder el ritmo del aprendizaje y volver en septiembre sin pérdida de conocimientos.

Por su parte, Smartick es un método de aprendizaje on line de matemáticas para niños de 4 a 14 años. De origen español, esta iniciativa fue fundada en 2011 por dos emprendedores españoles, Daniel González de Vega y Javier Arroyo, quienes "están cosechando numerosos reconocimientos". Recientemente, la Comisión Europea le ha otorgado 1,3 millones de euros para poner en marcha un estudio con el objetivo de maximizar el rendimiento de los niños en edad escolar. Además, ha sido elegida como una de las quince mejores startups mundiales de 2016 por el jurado de The Next Web en Nueva York. En 2016 estableció una nueva sede en EEUU e inició operaciones en México. Actualmente, cuenta con un equipo de 42 ingenieros, matemáticos, pedagogos, psicólogos y educadores.

El precio de esta actividad es de 35 euros durante un mes, 70 euros dos meses y 79 euros tres meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios