Vivir

El aceite como bálsamo integrador

  • Planeta Olivo Integra es un proyecto de difusión del sector rural para discapacitados

La Hacienda Guzmán, un cortijo con más de tres siglos, se convertirá durante los meses de primavera en el escenario clave de Planeta Olivo Integra. Esta iniciativa, promovida por la Fundación Juan Ramón Guillén, es una variante de su programa de visitas escolares. El nuevo proyecto estará dirigido en los meses de abril y mayo a organizaciones de personas con discapacidades. Los alumnos de la Fundación Albatros fueron ayer los encargados de inaugurar estas jornadas, que tendrán lugar en este cortijo situado en el término municipal de La Rinconada.

Una vez que fueron recibidos en el complejo -fundado por Hernando Colón-, los visitantes pasaron por la olivoteca, un museo al aire libre que cuenta con 140 variedades de olivos procedentes de todo el mundo. Allí, los integrantes de Albatros realizaron una gymkhana en la cual aprendieron a distinguir las especies de árboles. Después, comenzó la catalaboratorio, una actividad en la que los jóvenes conocieron la diferencia entre el aceite de oliva virgen y el virgen extra.

Con más de 300 años de existencia, el cortijo es una de las explotaciones olivareras más antiguas de Sevilla, pero sigue funcionando en la actualidad. Los visitantes conocieron una muestra de esa actividad al visitar la almazara -el almacén de aceite-, para después pasar por el molino del siglo XVII, recién restaurado. También participaron en una actividad organizada por la empresa Ciencia Divertida, que consistió en explicar cómo se produce una reacción química a partir del aceite. Como colofón, los miembros de la Fundación Albatros participaron en un taller sobre alimentación saludable, basado en los beneficios del aceite de oliva en la dieta. Lucía Gómez, presidenta de la entidad, destacó el importante aprendizaje que adquirieron sus alumnos: "Hay que agradecer a los monitores que han sabido explicar de forma sencilla algo totalmente nuevo para ellos".

Por su parte, Mirian Mateos, de la Fundación Juan Ramón Guillén, recordó la labor de difusión del sector rural -y olivarero, especialmente- que realiza esta organización: "Es un sector que no está al pie de la ciudad, pero es el pan de cada día. Por ello, es relevante que estos colectivos también lo conozcan".

La visita se repetirá el 24 de abril, con los integrantes de la Fundación Asparini; y el 13 de mayo, que será el turno de los usuarios del Patronato Municipal de Personas con Discapacidad del Ayuntamiento de La Rinconada. Además, del 20 al 23 de mayo, miembros de Asedown participarán en un curso intensivo donde se formarán como monitores de tiempo libre en el entorno rural. En esta iniciativa, la Fundación Juan Ramón Guillén contará con la colaboración de la Fundación Ranstad, dedicada a la integración laboral de personas en riesgo de exclusión social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios