Vivir

Un aprendizaje rodado a tiempo

  • La Cooperativa Santa Cleta organiza cursos para aprender a montar en bicicleta

Comentarios 1

Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. Este refrán lo lleva a gala un grupo de cinco mujeres que aprenden estos días a montar en bicicleta, gracias a un curso gratuito que imparte la cooperativa Santa Cleta.

El espacio, que lleva abierto un año, ofrece cursos para aprender a montar en bicicleta. Isabel Porras, la persona que los imparte, ha dado clases desde la apertura del centro a unos 60 alumnos, de los que tan sólo dos han sido hombres. "Las más interesadas en la actividad suelen ser mujeres de entre 35 y 50 años", explica Isabel Porras.

Manuela Parrilla es una profesora que acaba de jubilarse y ha decidido aprender a utilizar este medio de transporte ecológico: "De pequeña nunca pensé en coger una bicicleta, pero ahora veo que mi marido va a todas partes con ella y me gustaría poder utilizarla yo también". Con dos clases recibidas, Manuela ya sabe utilizar este vehículo verde: "La gente me decía que no iba a ser lo mismo aprender con mi edad. Pero aquí estoy manteniéndome y yendo poco a poco".

Manuela y sus compañeras participan en este curso gratuito, que forma parte del proyecto Programa de investigación cualitativa, participación y sensibilización de género en movilidad sostenible. El uso de la bicicleta en entornos urbanos desde la perspectiva de género,dependiente de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía.

El proyecto tiene como objetivo fomentar el uso de la bici a través de un enfoque de género. "Las estadísticas muestran que hay más mujeres que no saben usar este medio de transporte y algunas no han aprendido por motivos de género", explica la profesora de este curso.

Eva Lozano es otra de las alumnas del taller y piensa que su error fue no volver a montarse en una bicicleta tras una caída: "Me caí varias veces, pero a raíz de una de ellas le cogí miedo a la bici y no quise cogerla más".

Estos cursos se imparten una vez al mes y constan de cuatro clases de una hora y media de duración cada una. El precio del taller y de la cuota para pertenecer a Santa Cleta es de 50 euros. Los socios del espacio disponen de descuentos en la tienda y pueden participar en las rutas que organiza.

En la primera sesión se trabaja la seguridad y se enseña a frenar y a girar, entre otras cosas. "Es fundamental que las alumnas sepan a manejar la bici", comenta Isabel. Con este fin, en el taller se quitan los pedales y los alumnos tienen los pies en el suelo.

El mecanismo de la pedalada y la importancia del impulso son, entre otros, los aspectos que se tratan en la segunda de las sesiones: "En esta clase algunas alumnas comienzan ya a montar en bici", añade la profesora.

Durante la tercera y la cuarta sesión se trabaja el dominio de la bici a través de recorridos fijos en los que se enseña a cómo circular. Para ello, las alumnas salen a la calle con las bicicletas acompañadas por Isabel. Mientras enderezan su camino, la profesora les recuerda pautas como mirar a un punto fijo y colocar el pedal correctamente para facilitar la salida. "La vista es parte del equilibrio. En ocasiones, nos distraemos mirando el manillar y nos tambaleamos", declara la monitora del curso.

"En Santa Cleta, intentamos que la bicicleta sea un instrumento de empoderamiento de las personas", afirma Isabel Porras. De hecho, las alumnas que prácticamente saben ya montar en bicicleta sólo piensan en seguir pedaleando. Raquel Crespo, una de ellas, se muestra entusiasta por aprender: "Siempre es una cosa que he tenido ahí y me lo he propuesto". Ella y sus compañeras echan a rodar su autoestima a través del uso de este transporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios