Lectura

La importancia de leer a los niños

  • El hábito de la lectura ofrece numerosos beneficios a los más pequeños

Un método de acercar la lectura a los niños es facilitarle el acceso a los libros

Un método de acercar la lectura a los niños es facilitarle el acceso a los libros / M. G.

Era algo que los padres intuían, incluso hay madres que leen en voz alta mientras que están embarazadas para, de una forma casi instintiva, el bebé se familiarice con la voz. Ahora esta teoría adquiere carácter de realidad con el proyecto Salud entre libros de la Escuela Andaluza de Salud Pública, perteneciente a la Consejería de Salud y Familias, la Universidad de Granada y la asociación Entre libros.

El objetivo de este proyecto es informar y difundir sobre los beneficios de la lectura en voz alta entre la salud de los menores. Una práctica que, desde hace años reivindican pediatras y otros profesionales de la salud.

La plataforma de Salud entre Libros incluye recomendaciones para hacer la lectura más cercana y atractiva a los menores, como señalar los dibujos, variar el ritmo de lectura, poner voces a los personajes, aprovechar momentos de espera, repetir palabras cotidianas, etc. Algo que, en definitiva, llevan haciendo los padres a sus hijos toda la vida y que, cada vez está más en desuso por las nuevas tecnologías. En muchas ocasiones se ha cambiado la lectura de libros infantiles por los dibujos animados en el móvil o la tablet.

Algunos expertos aseguran que, al cumplir un año de edad, la mayoría de los bebés ya han aprendido todos los sonidos necesarios para hablar su idioma nativo. Esta característica se puede potenciar cuando los padres deciden leer en voz alta a sus pequeños. De acuerdo con especialistas, escuchar palabras ayuda a formar una gran red de palabras en el cerebro del bebé. Lo cual explica que, al cumplir 2 años de edad, los niños cuyos padres les hablan o leen con frecuencia saben más palabras que los niños a los cuales no se les ha leído.

 Algunas de estas recomendaciones se presentan según la edad del menor y la actividad que se vaya a realizar con ellos. Pero, en líneas generales, durante los primeros años de vida es importante que durante la lectura haya repetición de ideas, que estén vinculadas con juegos o actividades que se realicen con el niño y que permitan hacerlo partícipe de la historia mediante preguntas. 

Esta práctica se recomienda desde las consultas de pediatría, para quienes la plataforma Salud entre Libros tiene recursos dirigidos a los profesionales de la educación, a las familias y a los pediatras. La mayoría de ellos son conocidos por todos los que alguna vez han tenido que cuidar a niños: poner voces especiales a los personajes, usar la mímica con las manos, señalar las figuras en los dibujos o repetir palabras de uso cotidiano.

También hay trucos para que el pequeño mantenga la atención como ir variando el ritmo de la lectura, más lenta o más rápida, hacerle preguntas sobre los personajes, pero sin agobiar, solo como invitación a que comente algo. Y, para incentivar la participación de los más mayores, uno de los consejos es hacer que el niño cuente la historia a su manera. 

Visitar la biblioteca pública más cercana, donde suele haber espacios reservados para los más pequeños o poner libros a su disposición es otra de las maneras de hacer que se interese por la lectura. Ahora bien, si el niño se inquieta, es mejor no insistir e intentarlo en otro momento, ir poco a poco es siempre mejor.

Para aprovechar al máximo la lectura en voz alta, los expertos aconsejan a los padres seguir algunas recomendaciones. Una de ellas es leerles con frecuencia, aunque solo sea durante unos pocos minutos. Lo importante es reservar un momento específico del día para ese momento, es decir, establecer una rutina.  

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios