María del Carmen García Molina

“La injusticia y la violencia fracturan el corazón humano y rompen la convivencia”

  • El 20 de octubre se llevará a cabo la presentación de ‘Optimizar la crisis’, un libro de María del Carmen García Molina cuyos beneficios irán destinados a Cáritas

“La injusticia y la violencia fracturan el corazón humano y rompen la convivencia”

“La injusticia y la violencia fracturan el corazón humano y rompen la convivencia” / Archivo

Se dice que la belleza radica en saber mejorar lo que uno ya tiene. Tras una crisis sanitaria que ha hecho tambalear los pilares de esta sociedad, ha quedado demostrado que las personas, si luchan codo con codo, pueden superar cualquier dificultad que se interponga en su camino, unas dificultades que pueden tornarse en oportunidad para ser mejores. Sobre experiencias vitales trata Optimizar las crisis. Soluciones para vivir Presente y crear Futuros, el tercer libro publicado por María del Carmen García Molina. Con ella hemos tenido el placer de hablar para que nos cuente algo más sobre un escrito que será presentado el próximo 20 de octubre (17:30) en el Ateneo de Sevilla.

Presentación del libro en el Ateneo de Sevilla. Presentación del libro en el Ateneo de Sevilla.

Presentación del libro en el Ateneo de Sevilla. / Archivo

–Tercer libro en su haber, un escrito perfecto para el momento que nos ha tocado vivir. ¿Qué nos puede contar sobre él?

–No es un manual de psicología ni nada por el estilo. Se trata de una serie de reflexiones que yo me he hecho desde lo más profundo de mi ser. Son pinceladas que nos pueden ayudar a percibir una visión más amplia del aquí y ahora. En definitiva, una visión más real, tolerante y solidaria de lo que estamos viviendo. Durante el confinamiento, decidí llamar a mis contactos, a aquellas personas que se podían estar sintiéndose más solas para prestarle mi ayuda. De esta acción, nació la idea de este nuevo libro, de hacer entender a las personas que todos podemos ir en un mismo camino, teniendo una visión global de la humanidad y que, entre todos y dependiendo de cada una de nuestras capacidades, podemos enfrentarnos a todo.

–Me gusta la expresión “pasado pisado y presente de frente”. Aun así, no debemos dejar atrás sus otras dos publicaciones. ¿Qué podemos sacar de ellas?

–Esta puedes ser tú es mi autobiografía, un retrato escrito de mi persona que ha ayudado a mucha gente. Al igual pasó con Puedo ser yo, obra que representé en el Teatro Cajasol y en la que se muestra mi vida. El aspecto fundamental que resaltaría es que si aceptamos a nuestra madre y padre como son, tú puedes ser feliz en la vida. Esto es la principal teoría de la sistémica. Yo escribí mis libros pensando en poder sanar todas las cosas que uno mismo tiene como negativas en su persona. Animo a todo el mundo a que escriba sobre su vida, para así poder sacar los aspectos negativos de ella porque es una actividad que realmente sana. Si conseguimos sanar nuestra vida, nos irá mejor porque todo depende de nuestro estado emocional. Además, adelanto que tengo un guión de película titulado Así es que se desarrolla en Sevilla y ojalá pueda llevarse a cabo.

–Volviendo a su nuevo libro, se dice que de las crisis nacen nuevas oportunidades, en este caso, para un mundo mejor. ¿Podría ser este un buen decálogo para empezar a ser mejor persona?

–Exactamente. Además, le enviaba un ejemplar a todas las personas, incluidos algunos políticos que no saben gestionar bien su profesión. Creo que de esta crisis todavía no hemos aprendido mucho y es algo que debemos seguir haciendo. Todos debemos ir en el mismo sentido y los que dirigen el país, sea cual sea su condición, deben luchar por construir y dejarse de criticar y juzgar.

–Habla sobre el concepto de 'paz activa'. ¿Podría explicar al lector en qué consiste?

–La ‘paz activa’ consiste en vivir siempre partiendo del aquí y el ahora. Además, hay que tener una actitud reposada, de silencio interior. En definitiva, tener una actitud positiva que ayude a construir, a sanar tus heridas y que llevará tanto a una paz mental como a una paz general en todos los sentidos. Para ello, debemos desprendernos del pasado, de todas las cuestiones negativas que están desde el momento en el que nacemos. Con el futuro no hay que obsesionarse porque todo radica en el aquí y el ahora.

–Vivimos todos en un sólo mundo, pero cada persona libra el suyo propio interior. Su nuevo libro invita a la reflexión, algo fundamental para crecer como persona y poder servir a los demás, ¿no?

–De eso se trata precisamente. Lo primero es uno mismo, centrarse en crecer como persona, tener sano el corazón y una mirada limpia. Debemos ver a las personas más allá de nuestros prejuicios o etiquetas que colocamos por ser diferentes a nosotros mismos. La injusticia y la violencia fracturan el corazón humano y rompen la convivencia. Por ello, nuestra meta está en abrir y crear caminos de sanación y reconciliación. Tenemos que aportar lo mejor de cada uno para ofrecerlo a los demás y rechazar todo lo negativo. De esta manera el mundo funcionará mucho mejor.

–Este libro habla de “optimizar la crisis” desde su punto de vista, un punto de vista que debe servir como partida para que cada uno optimice la suya propia...

–Hay muchas maneras de optimizar una crisis, cada uno tendrá la suya y deberá buscarla. Eso sí, todo debe partir de la limpieza de corazón, personando al prójimo y sin entrar en unas críticas que no llevan a nada. Cada persona, en su contexto, es distinto. Además, hay que tener cuidado con aspectos como la ambición y la intolerancia, atributos que llevan al poder, un poder que se quiere tener para no sentir inseguridad. Todo esto se resuelve, bajo mi punto de vista, con la espiritualidad y la psicología. La clave está en crecer como persona.

–El próximo 20 de octubre se presenta el libro, un libro que ya comienza ayudando porque los beneficios irán directos Cáritas. ¿Qué expectativas tiene?

–Hay que tener cuidado con las expectativas porque nos pueden hacer caer. Ahora bien, me gustaría resaltar algo fundamental y es que cada uno debe estar en su lugar para poder avanzar, esa es la finalidad del libro. En esta realidad tan dura que nos ha tocado lidiar, debemos vivir todos el presente con compromiso y esperanza activa porque saldremos de esto y conseguiremos una humanización, una nueva era en la que los humanos seremos aún más humanos. Se debe recordar siempre que hay que construir, dejando atrás lo negativo y aboliendo toda crítica posible porque lo principal es la persona. Si todos ponemos nuestra energía y encendemos nuestro interruptor podemos poner nuestro motor en marcha para que salga todo lo bueno y creativo que albergamos, algo que sin duda hará que la vida sea mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios