Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Clásicos de la moda masculina

Las cuatro C de los hombres

  • La moda masculina vive su máximo esplendor, por eso muchas firmas ofrecen originales diseños en prendas tan básicas como las camisas, calcetines, corbatas y calzoncillos

Calcetines con motivos divertidos de Mr. López. Calcetines con motivos divertidos de Mr. López.

Calcetines con motivos divertidos de Mr. López. / M. G.

Comentarios 2

Hace tiempo que la moda dejó de interesarle únicamente a las mujeres. Ya sea por su democratización o porque la preocupación por la propia imagen es algo que no entiende de sexos, el caso es que los hombres cada vez prestan más atención a los detalles de su indumentaria.

Siguen las tendencias, combinan los colores y se suben al carro de cualquier prenda que se lleve esa temporada. Pero si hay algo en lo que los hombres han puesto especial atención en los últimos tiempos es en las denominadas cuatro C: corbata, calzoncillo, camisa y calcetín.

La camisa, de clásica a rompedora

Prenda cómoda por ser práctica, la camisa es la reina de los armarios masculinos. Para trabajar, para ir de barbacoa o para bodas, bautizos y comuniones, la camisa ha acompañado al hombre desde tiempos inmemoriales. Su versatilidad es quizás la que ha hecho que esta prenda no se saliese de los establecido primando siempre los mismos colores y estampados. Pero de un tiempo a esta parte la camisa ha vivido una revolución en cuanto a diseños, dejando de ser una simple prenda práctica a destacar por su originalidad.

Camisa estampada con bicicletas, de Brava. Camisa estampada con bicicletas, de Brava.

Camisa estampada con bicicletas, de Brava. / M. G.

Ahora a los tonos pastel y estampados de rayas o cuadritos les ha salido competidor. Sin traspasar la delgada línea que separa lo original de lo hortera, muchas marcas han incluido entre sus diseños otros mucho más atrevidos que van más acorde con el hombre del siglo XXI. Bicicletas, cámaras fotográficas, nubes e incluso aguacates decoran los nuevos diseños de esta prenda. No hay que olvidar que la originalidad de estos diseños dotan al estilismo de informalidad, por eso es preferible no tirar de aguacates en bodas, bautizos y comuniones y reservarlos para otros momentos. Firmas como Brava ofrecen un amplio catálogo de camisas estampadas (en manga larga y en manga corta) con la que sacar el lado más atrevido a la hora de bailar.

Corbatas, la revolución de un clásico

Símbolo de elegancia en los grandes eventos, la corbata es una de las prendas que más evolución ha vivido a lo largos de los años. Más anchas, más estrechas, con nudo Windsor, de seda, de satén... Tras vivir una época en la que mientras más grande, mejor, la corbata ahora vuelve un poco a sus orígenes en cuanto a la forma (no así en el diseño). Bastante más estrechas que hace unos años y con un nudo más sencillo y no tan voluptuso, las corbatas esta temporada se llenan de estampados.

Corbata de vespas. Corbata de vespas.

Corbata de vespas. / M. G.

Al igual que con las camisas, la línea entre lo hortera y lo original es muy delgada, así que hay que saber cómo arriesgar. Los motivos automovilísticos suelen ser los preferidos de las firmas a la hora de decorar sus corbatas. Pequeñas y discretas Vespas, coches antiguos o bicicletas se dejan ver en esta prenda. Pero si lo que se busca es originalidad hay que estar atentos a los estampados que firmas como Lester emplean. Patitos, caracoles o perritos se observan en sus corbatas. Siempre discretos y nada llamativos, estos estampados aportan un toque juvenil y fresco a un estilismo más sobrio.

De lo práctico a lo divertido con los calcetines

Prenda anodina donde las haya, el calcetín deja su lado práctico y aburrido para convertirse en el rey del estilismo masculino. Poco o nada se ha trabajado el diseño de esta prenda por pasar desapercibida y ser única y exclusivamente funcional. Pero ha llegado su momento. Atrás quedaron los aburridos calcetines negro, marrones y azules para dar paso a lunares, colores chillones y animalitos.

El calcetín, esa prenda que nunca se renueva, que tiene pelotillas y hasta algún remiendo en la puntera, dice mucho sobre la personalidad del que lo usa. El alto ejecutivo que disfruta surfeando en sus ratos libres puede ir a trabajar enfundado en su traje sin renunciar a él mismo. El amante de la Feria puede plantarse lunares en sus pies cualquier día del año y el que detesta su aburrido uniforme gris puede plantarse unos calcetines de arcoiris y ser feliz. Firmas como Mr. López se encargan de darle alegría a los pies más divertidos.

Calcetines de Mr. López. Calcetines de Mr. López.

Calcetines de Mr. López. / M. G.

Calzoncillo, ha llegado tu momento

Siempre ha pasado desapercibido porque su función está más que clara. Aunque es cierto que la forma ha evolucionado con los años para adaptarse a las necesidades de los hombres en cada momento, el calzoncillo es esa prenda que mientras sea práctica da igual cómo sea su diseño. Hasta ahora. Atrás quedaron los slips blancos y los boxers grises para dar paso a los diseños atrevidos. Da igual que sea una prenda que no se luzca, cada hombre sabe lo que lleva y eso puede ser un plus a la hora de enfrentarse al día a día. Uno no va igual a trabajar si bajo sus pantalones lleva ballenas de colores, sandías o cactus. Por eso muchas marcas,como Brava o Happy Socks, lanzan originales diseños con los que hacer de la ropa interior algo divertido a la par que práctico. Al igual que ocurre con los calcetines, la personalidad de cada hombre se puede ver reflejada en esta prenda, aunque nadie lo note. El hombre serio y de negocios puede ser un tipo divertido al que su traje de chaqueta le impida exteriorizarlo. Pero él nunca lo olvidará gracias a sus calzoncillos.

Calzoncillo de aguacates, de Brava. Calzoncillo de aguacates, de Brava.

Calzoncillo de aguacates, de Brava. / M. G.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios