Vivir

El teatro de la rabia y la esperanza

  • El dramaturgo Raúl Cortés acaba de publicar su última obra, 'Retablo Incompleto de la Pureza', un viaje por los estigmas sociales del ser, el parecer y el rechazo

Hace unos días, cuando se cumplió poco más de una década desde la publicación de Tagoror, la primera obra de Raúl Cortés, el moronense presentó en el marco de la Feria del Libro de Madrid Retablo Incompleto de la Pureza (coedición de editorial Llaüt y Pepitas de Calabaza). Estas dos creaciones literarias tienen en común su género, dramático, ya que su artífice es director y autor de teatro. "Cuando escribo trato de no meterme en el trabajo de director ni que las posibilidades escénicas condicionen mi escritura, y cuando dirijo trato de ser justo con el autor pero sin ser su deudor. Como director trabajo para el espectador y como autor para el lector". Como todo lo que crea Cortés, su nueva aventura estremece, no deja indiferente a quien lo lee, siempre entre líneas.

Un total de ocho obras teatrales -algunas de ellas galardonadas tanto en el ámbito nacional como internacional y representadas en diferentes países- fueron publicadas por Cortés antes de esta última, que se compone de dos piezas diferentes, Muerte, Resurrección y Muerte y La Mujer Barbuda. En este trabajo, el escritor alcanza una mayor profundidad poética en su desarrollo y estilo. "La mía es una escritura parabólica. El texto se gesta en el vientre de un símbolo, se preña de sentido y origina un espacio de trascendencia, más allá del mero significado. Y ese símbolo, la imagen fundadora, lo encuentro en la palabra poética más que en la palabra teatral".

Retablo Incompleto de la Pureza es un viaje por aquellos lugares que la sociedad no quiere ver y que, por eso mismo, se encarga de ocultarlos y silenciarlos. "Vivimos bajo la tiranía de lo que se considera normal. La normalidad es una especie de aduana implacable: lo que se ajusta a la norma es aceptado, pero todo lo que se escape o desafíe estos márgenes será rechazado porque pone en peligro nuestro modelo, nuestra seguridad, nuestra moral, nuestra convivencia, incluso nuestra identidad", explica Cortés. Bajo esta idea giran las dos piezas de la obra. Ambas lo hacen en torno a dos personajes de esos que se pueden catalogar de diferentes: La Garabato y La Mujer Barbuda. Por esta razón, por su anormalidad -"son consideradas monstruos cuya sola presencia desafía el orden natural"-, las dos son castigadas en el destierro.

Desde sus comienzos, Raúl Cortés, dice, siempre ha escrito desde la rabia. Un sello que marca todas sus creaciones. "La rabia que me provoca un tiempo que sólo sabe sembrar desaliento y derrota. Escribo, pues, para conjurar este dolor y porque aquí encuentro el camino a la esperanza". En ese camino hacia la reflexión de lo que somos, el dramaturgo cree en la recuperación de la impertinencia como valor teatral. "Hoy, lo realmente impertinente, transgresor, es permitirnos habitar ese silencio infinito frente al que caen nuestras máscaras, y buscar en esa incomodidad una señal de algo que está por llegar".

Licenciado en Ciencias de la Comunicación y en Dirección de Escena y Dramaturgia, en 2002 fundó la compañía Trasto Teatro, de la que es director y dramaturgo. Desde sus inicios, la compañía reivindica la descentralización de la cultura y se ha alejado del teatro comercial con la creación de personajes, la poesía del texto dramático y la exploración en escenarios no convencionales. Un ejemplo de ello es el proyecto que acaba de cumplir un año, El Castillo de las Artes, gracias al cual se ha recuperado, sin subvenciones de ningún organismo, el castillo de su localidad natal, Morón, y se ha desarrollado un interesante programa cultural que ha traspasado fronteras.

En breve, Trasto Teatro llevará a escena Muerte, Resurrección y Muerte y, en la actualidad, la compañía SilecioDanza ya ha estrenado la adaptación a danza de La Mujer Barburda, con dirección y coreografía de Nieves Rosales. Así, el lector ya puede acercarse a una obra cargada de sentidos que invita a la reflexión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios