Arenas obliga a Camps a rectificar su apoyo al modelo catalán de financiación

  • Una llamada al vicepresidente de la Generalitat de Valencia provoca la próxima escenificación de un acuerdo de "plena coincidencia" con Andalucía · El PP-A espera que la Junta presente su propuesta

Comentarios 1

El nuevo modelo de financiación autonómica que negociará el Gobierno central con las comunidades autónomas contará con una única voz por parte del PP, con independiencia de los intereses particulares de las administraciones regionales. En ese propósito, al menos, se esmera el PP de Andalucía, empeñado en que el partido asuma un "proyecto global" sobre el reparto de dinero a las comunidades "que contraste con el conflicto interno del PSOE, como consecuencia de aceptar el criterio insolidario del Estatuto de Cataluña".

El sudoku de la financiación autonómica, como lo acuño el vicepresidente primero y ministro de Economía, Pedro Solbes, se resolverá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, pero desde hace meses las comunidades perfilan sus posiciones. Y si Cataluña logró la semana pasada la "complicidad" de Baleares, también gobernada por el PSOE, los populares andaluces niegan que los catalanes hayan captado a la Generalitat de Valencia, presidida por Francisco Camps (PPCV).

"Me consta que el Gobierno de Valencia mantiene los mismos criterios que defienden el PP y el PP andaluz", aseguró ayer en rueda de prensa Antonio Sanz, secretario general del PP-A, ante el "distanciamiento" entre ambos partidos que supuso la semana pasada la complicidad exhibida por los conseller de Economia de Cataluña, Antoni Castells (PSC), y de Valencia, Gerardo Camps (PP), en la defensa de un nuevo sistema de financiación.

Camps mostró entonces su "plena coincidencia" con los planteamientos de Castells, tanto por la necesidad de revisar la financiación como en los "principios" por los que debe regirse esta revisión. Incluso descartó una confrontación con Cataluña porque ésta, en virtud de su Estatuto, reciba del Estado una inversión proporcional al peso de esta comunidad en el Producto Interior Bruto (PIB) español, al igual que no contrarió que Cataluña aborde de forma bilateral con el Estado el sistema de financiación.

El número dos del PP-A rechazó que Valencia tenga un posicionamiento contrario al que su partido consensuó en el Estatuto de Andalucía. Sanz aludió a una conversación mantenida con el propio Gerardo Camps en el que éste le garantizó que la Generalitat "aboga por el criterio de la población como parámetro fundamental, y no por la riqueza, el PIB; está en contra de la bilateralidad y reclama un incremento de los instrumentos de solidaridad, como los fondos de suficiencia". Sanz anunció que en los próximos días se escenificará el posicionamiento común de ambos partidos, "dentro del proyecto global del PP".

El secretario general del PP-A no interpretó ni como un "cambio" ni como una "malintepretación" de las palabras de Camps el acercamiento de la Generalitat, si bien, fuentes del partido calificaron en privado de "rectificación" el giro de discurso del PPCV.

Sanz concluyó que el modelo acordado en el Estatuto de Andalucía debe servir de referencia en la negociación. Preguntado si apoya la propuesta de financiación que presentó en 2006 el consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, Sanz opinó que "habrá que intoducir matices, cuando nos la den a conocer en el Parlamento, ya que hace tres años que la presentó".

El secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro, compartió ayer que el Estatuto de Autonomía sea el "documento base" en la negociación y exigió al presidente del PP-A, Javier Arenas, que se pronuncie sobre el acuerdo de Camps con los socialistas catalanes, "una vez que el PSOE-A ya ha manifestado sus diferencias con el PSC".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios