Educación espera tener listo el decreto de acceso a la docencia para las oposiciones

  • De aprobarse la normativa, influirá en el acceso a las 5.404 plazas incluidas en la convocatoria aprobada para la segunda quincena de junio

La Consejería de Educación sigue enfrascada en la renovación del decreto de acceso a la función publica docente y espera que la nueva norma esté aprobada antes de los exámenes de la oferta de empleo público de este año, cuya convocatoria quedó este martes aprobada en la reunión del Consejo de Gobierno. Si sale adelante la reforma del decreto 302/2010, los opositores que superen los exámenes se podrán beneficiar de medidas largamente solicitadas por los sindicatos presentes en la mesa sectorial de Educación.

El plazo sigue abierto hasta la segunda quincena de junio, fecha fijada para el comienzo de las pruebas que darán acceso a las 5.404 plazas incluidas en la convocatoria. Como recordó este martes la consejera del ramo, Sonia Gaya, se trata de la mayor oferta pública de empleo docente del país. La dimensión de estas oposiciones se debe a que son el resultado de combinar distintas ofertas públicas de empleo.

La mayoría de los puestos de trabajo -3.000- se corresponden con la convocatoria extraordinaria para la estabilización del empleo temporal, pero hay que sumar las 2.321 plazas que servirán para cubrir el 100% de la tasa de reposición de este año. Además, hay otras 83 vacantes del cuerpo de catedráticos de Música y Artes Escénicas que se corresponden con la oferta de empleo público de 2016. En todas ellas se establece una reserva del 10% para personas con discapacidad.

Los aspirantes a conseguir estas plazas se enfrentarán a unas pruebas remodeladas gracias al cambio de la legislación estatal. Los sindicatos no han conseguido su principal aspiración, que pasaba por eliminar el carácter eliminatorio del primero de los dos exámenes que componen la oposición. Sí ha cambiado el reparto en la importancia que tienen las dos fases de la oferta pública. Los exámenes que harán el junio les reportarán el 60% de la nota final, mientras que la fase de concurso supone el 40% restante. Antes el reparto era del 66% y el 33%. En el proceso de concurso, que evalúa los méritos de los aspirantes, tendrá mayor importancia la experiencia docente, con un máximo de diez años y un tope de siete puntos. En anteriores convocatorias estaba fijado en cinco años y cinco puntos.

Estas modificaciones aluden a la legislación estatal, pero las que corresponden a la autonómica aún están por fijarse. La consejería que dirige Gaya y los sindicatos siguen en negociaciones para renovar el mencionado decreto 302/2010. Una de las principales aspiraciones de las centrales sindicales es eliminar la obligación que ahora tienen los futuros docentes de presentarse a todas las convocatorias. Si no lo hacen, son expulsados de la bolsa de trabajo y su experiencia previa pasa a ser irrelevante en futuros procesos.

La Consejería de Educación se comprometió en una reunión de la mesa sectorial a cambiar esta situación, pero la negociación sigue abierta pendiente de otros asuntos. Para el nuevo decreto, el departamento de Sonia Gaya se ha fijado en las fórmulas que utiliza el SAS y en otras regiones, como Extremadura. Entre las medidas que incluye el nuevo decreto se contempla la fijación de un día para ofrecer a los interinos de forma centralizada las plazas que queden libres en toda la región, un proceso que ahora está provincializado. Educación también pretende dar a los integrantes de las bolsas la posibilidad de renunciar de forma temporal a aparecer en las listas si tienen otra ocupación o no pueden acceder al puesto de trabajo que se les ofrece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios