Sevilla fc

"Guerra de poder" por Daniel Alves en el Real Madrid

  • Schuster considera una prioridad contratar al lateral brasileño del Sevilla, pero el club considera que no costaría menos de 35 millones y Mijatovic prefiere reunir esfuerzos para fichar un delantero centro.

Comentarios 24

El futbolista brasileño Daniel Alves es el centro de una "guerra de poder" en el Real Madrid que enfrenta al entrenador del equipo, Bernd Schuster, con el director deportivo, Pedja Mijatovic.

"Schuster está enamorado del juego de Alves y ya ha comunicado a (el presidente del club) Ramón Calderón que es el fichaje que más ansía para la próxima temporada", aseguraron a la agencia dpa fuentes de la directiva del club blanco.

El lateral del Sevilla tiene dividido al cuerpo técnico del Real Madrid: Schuster lo quiere por encima de todas las cosas, pero Mijatovic se resiste a su fichaje al no considerarlo una prioridad, situación que está derivando en una "guerra de poder" entre ambos.

El intento del alemán por forzar la contratación de Alves tiene otra explicación. "Bernd quiere reforzar su autoridad para participar en el diseño de la futura plantilla", aseguraron las fuentes de la directiva.

Mijatovic estaba hoy fuera de Madrid, y pese a los intentos de dpa no pudo ser contactado para ofrecer su versión.

El Real Madrid, actual líder de la Liga española, ya está trabajando para conformar el plantel de la próxima temporada, en la que, fiel a su historia reciente, volverá a invertir algo más de 100 millones de euros (158 millones de dólares) en contrataciones.

El nombre de Alves ya sonó para el Real Madrid a comienzos de esta temporada, pero su precio hizo sembrar la duda en el club. La entidad blanca estima que la operación costaría no menos de 35 millones de euros y, según añadieron las fuentes consultadas, "Mijatovic no está dispuesto a pagar esa cantidad por un lateral".

El director deportivo del Real Madrid quiere destinar buena parte de la inversión en fichajes a la contratación de un delantero centro, algo que considera prioritario después de sufrir las contínuas molestias físicas del holandés Ruud van Nistelrooy en esta temporada.

Schuster tiene otra idea, que pasa por Daniel Alves. El alemán ve al jugador del Sevilla como la solución a la carencia de jugadores de banda. Y, además, pretende utilizar a Alves como interior antes que como lateral.

Pero ese interés de Schuster por Alves tiene otra lectura: quiere conocer el poder que tiene para tomar decisiones en la plantilla después de su decepción en esta temporada, en la que apenas participó en los fichajes. "Las relaciones entre Schuster y Mijatovic son frías, aunque correctas", añadieron las mismas fuentes.

Schuster, dueño de un carácter especial, sólo mantiene relaciones cordiales con Calderón, aunque eso es una ventaja cuando se trata del presidente.

Calderón tiene un gran dilema delante: ¿cederá ante la pretensión de Schuster o mantendrá a Mijatovic con plena autoridad? Sea cual sea la decisión del presidente, amante del juego de Alves, alguien quedará mal parado en el conflicto de poderes que se insinúa.

Y mientras Schuster y Mijatovic definen si fichan a Alves o no, el presidente mantiene vivo un sueño: fichar un gran "crack". Y no hay "crack" que le guste más que el español Cesc, del Arsenal, aunque su contratación sea casi imposible. Igual que la del portugués Cristiano Ronaldo, del Manchester United, otra debilidad de Calderón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios