valladolid - sevilla · informe técnico

Invertebrado y sin banquillo

  • La idea de Emery de no ahogar a Rakitic tan atrás como ante el Atlético fue a costa de un dúo de pivotes de escaso ritmo incapaz de frenar una contra La plantilla ofrece escasas soluciones

Si el Sevilla es un equipo incapacitado para mandar en cualquier partido fuera de casa con su centro del campo titular, con Medel y Kondogbia, nada podía cambiar con un debutante como Javi Hervás, un futbolista sin ritmo ni personalidad (de momento) para Primera División, y Maduro, el medio defensivo que más sufre en las transiciones ataque-defensa probablemente de la Liga. El empate de Pucela resume que el Sevilla es un equipo invertebrado -porque lo ha sido toda la temporada- y que, además, no tiene banquillo. Con la urgencia de ganar, Emery es capaz de escoger cualquier opción con tal de evitar la salida al campo del único delantero de la plantilla que, por demarcación, puede competir con Negredo.

Ni que el rival dé todas las facilidades del mundo como ayer hizo el Valladolid basta para que los de Emery ganen un partido lejos del Sánchez-Pizjuán.

Defensa

Emery volvió a su patrón táctico habitual con el regreso de Fazio, pero se encontró muy pronto el equipo en materia defensiva con que el Valladolid llegaba con facilidad por el centro por la extraña apatía de Rakitic y la impericia de un Javi Hervás superado por la situación. La posición del cordobés facilitaba que los ataques locales llegaran con prontitud a la zona de Maduro. La de Hervás era una presión insulsa que, además, eliminaba un jugador propio en el sistema defensivo en la misma salida de balón del Valladolid al adelantarse erróneamente unos metros en los que Medel sí aprieta de verdad.

A ello se unía que pérdidas adelantadas derivaran en contras del Valladolid imposibles de parar para un jugador de reacción lenta como Maduro, que encontraba, encima, a otra pieza con dificultades para arrancar: Fazio. Así llegarían el 1-0 (la pérdida de Rakitic no fue en una zona de riesgo como para que no se pudiera frenar la contra) y un rosario de ocasiones del Valladolid en la segunda parte.

Ataque

Viendo lo que había pasado ante el Atlético con la posición más retrasada de lo habitual en Rakitic, que al Sevilla le había costado encontrar su fútbol en ataque estático, Emery optó por la opción de Javi Hervás con el suizo-croata más adelantado, pero la conexión no funcionó por la falta de ritmo del primero y (es verdad) la apatía del segundo. Por lo tanto, las llegadas se circunscribían a entradas de Jesús Navas, a pelotazos a la cabeza de Negredo y algún pase interior de Reyes primero y de Perotti después. Curiosamente, el argentino fue de los mejores en una posición extraña para él, jugando por dentro, lo que también da una medida de la escasa profundidad del banquillo sevillista. Eso sí, Diego es futbolista y sin estar bien físicamente hizo rupturas por velocidad que no se le pueden pedir a un jugador como Javi Hervás. Buscaba Emery así, también, que Alberto Moreno hiciera más larga la banda izquierda, pero partidos como el de ayer sirven para comprobar que ciertos jugadores apuntan, pero están todavía verdes.

Virtudes

La constancia de Jesús Navas.

Talón de aquiles

Lo de siempre, la falta de un medio de cierre de verdad convierte cualquier transición ataque-defensa en un problema serio.

Uno por uno

Palop Seguro. El equipo no echó de menos a Beto.

Coke Es habitual que ofrezca más en ataque e hizo bingo en la jugada que se sacó de la manga y que significó el penalti.

Cala Una tarjeta muy temprana que lo condicionó, pero estuvo serio.

Fazio Volvía al equipo e impuso respeto en las subidas. Atrás, le ganaron la cartera en el gol que no tapó Maduro. 

Fernando Navarro Volvía al lateral y tapó bien su zona. 

Maduro Lento, lentísimo. El ritmo de un partido de ida y vuelta lo supera notoriamente. Como otras veces, dejó un pase interior interesante.

Javi Hervás Debutaba como titular y, sin estar del todo mal, no aprobó. Equivocaba la zona de presión y lo superaban fácil.

Jesús Navas Incansable. Esté el equipo mal o bien, él aparece siempre con apoyos o, como ayer, sin ellos.

Rakitic Desconocido. Se desconectó y perdió balones. 

Reyes Tardó en aparecer, pero metió un par de balones con su habitual clase. Luego, la lesión.

Negredo Muchos fallos. Si llega a estar fino, la victoria no se le escapa al Sevilla.

Alberto M. Ya no sorprende.

Perotti Fue el mejor jugando por dentro. Hizo rupturas que dieron profundidad al equipo.

Israel Puerto Debut correcto. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios